PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

sábado, 4 de febrero de 2012

El Conflicto

“Malvinas” el pretexto



El conflicto creado por Inglaterra en el Atlántico Sur, que tiene hoy como eje las Argentinas Islas Malvinas, es una máscara que encubre los verdaderos intereses a futuro por reclamar una gran porción del territorio antártico cuando se debata el “Tratado” del último territorio virgen del planeta.

A los ojos de los observadores desprevenidos puede parecer incongruente que una gran potencia como lo es el Reino Unido mantenga este conflicto con nuestro país por un territorio insular de nuestra plataforma continental que, a simple vista carece de la importancia para alimentar el afán colonialista y expansionista de los modernos corsarios ingleses.
Causando una Curiosa situación las declaraciones del primer ministro británico David Cámerom acusando al gobierno Argentino y a nuestro pueblo de ser un país Colonialista, ¡Tan luego ellos! Sólo de pensarlo mueve a risa.
Si no fuera por el avieso objetivo encubierto que los ingleses han venido preparando desde hace mucho tiempo y con la aceptación de gobiernos nacionales vendidos a los intereses extranjeros, como los supo haber en nuestro país, muy poco podría agregarse a esta charada.
Dichos gobiernos, consustanciados con los ingleses o con todos aquellos que mostraran un “galano tinte europeo”, permitieron calladamente el poblamiento de las islas o asentamientos permanentes por parte de ciudadanos extranjeros al territorio nacional a partir de la usurpación del 3 de enero de 1833.
No es un puñado de rocas y espumoso mar a miles de kilómetros de Londres aquello que devela a la Corona Británica, sus ojos están puestos en la riqueza de su mar y del fondo marino a través del petróleo y minerales diversos del lecho que unilateralmente ya comenzaron a explotar, ¡Pero cuidado! que allí no termina todo.
Los piratas tienen miras mucho más ambiciosas y a largo plazo, todo lo que hacen hoy apunta a consolidar una posición hegemónica en el “Territorio Antártico” al que pertenece nuestro suelo y mar continental y, por supuesto, la Islas Malvinas.
Les sería casi imposible reclamar un sector del territorio antártico sin tener presencia efectiva en él y a través de su usurpación de las Malvinas y después de haber consolidado su presencia en ellas y haber convencido a sus habitantes que son ciudadanos ingleses, para que defiendan su territorialidad y derecho a su elección de pertenencia, está todo dicho.
Inglaterra relama un sector similar al que por derecho propio hace suyo Argentina y cuando se dilucide el tratado estará negociando en la mesa de la discusión al mismo nivel que Argentina y Chile países de la región continental con acceso directo al territorio Antártico.
Este sector del globo, aún virgen y preservado para la humanidad, será en breve el centro de un litigio que varias potencias se diputarán para acceder a las supuestas riquezas que su mar y suelo le propone.
Inglaterra ha sabido armar su estrategia con miras a consolidar su reclamo, minimizando su usurpación del territorio con una población permanente en las islas, pobladores que han sabido mentalizar fomentando su derecho a la autodeterminación.
No obstante el constante reclamo Argentino del derecho sobre Malvinas y de la guerra de abril del 82 Inglaterra mantiene su posición colonialista y hace caso omiso a la petición de la ONU de negociar la soberanía de las islas.
¡Miente, Miente, Miente que siempre algo quedará! Fue la consigna del ministro de propaganda de Adolf Hitler, Joseph Goebbels, pieza clave del gobierno de la Alemania Nacional Socialista de la Segunda Gerra Mundial, y esta parece ser la consigna puesta en el tapete de la no-discusión planteada por Inglaterra, que ignora la historia, sus propios actos y los derechos del pueblo Argentino.
Recordemos lo que en su tiempo decía Benjamin Disraeli, primer ministro británico, “Los ingleses no tenemos amigos, tenemos intereses”
Esta claro que intentarán jamás negociar la llave que les permitirá acceder a su futuro en el Territorio Antártico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario