PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

lunes, 11 de junio de 2012

Alimentos para la muerte


La agroindustria ha venido dando respuestas a la gran demanda de alimentos que el mundo actual exige, para hacerlo ha debido recurrir a ciertos aditivos que le permitan sortear algunas carencias naturales que les plantean las distintas regiones, en las cuales se desarrollan dichos emprendimientos.
Estos “aditivos” no siempre se condicen con los logros obtenidos y producen efectos colaterales que atentan contra la propia vida de los productores, sin distinción, y de los propios beneficiarios de dichos alimentos, que se convierten en forma encubierta en “veneno”.

         Particulares y Asociaciones defensoras de la vida y el medio Ambiente han interpuesto por años acciones judiciales denunciando la aplicación de dichos venenos en el proceso de cultivo en los que sólo se prioriza la “inversión” y la posterior ganancia por sobre la vida de las personas.
Lo mismo que sucede con las poderosas tabacaleras, esos reclamos han sido desoídos o postergados mediante artilugios legales y no han podido, hasta hoy, llegar al debido proceso.
Hoy es un día clave en la lucha de aquellos que han sufrido bajo la exposición de estos productos que se utilizan para enriquecer la tierra, fertilizantes, durante el período de siembra y para combatir la mala hierba durante su desarrollo, dexfoliantes o herbicidas, principalmente aquellos que en su composición química tienen productos como los “venenosos glifozato y endosulfán.”
El primer juicio oral y público de la historia Argentina reciente por fumigación de agroquímicos cerca de poblaciones urbanas comenzará hoy, 11 de junio de 2012, en Córdoba.
El proceso judicial es el resultado de más de una década de lucha contra la contaminación ambiental en el barrio Ituzaingó Anexo, un poblado de cinco mil habitantes ubicado en la periferia de la capital provincial, al límite con áreas rurales, donde los vecinos constataron un notorio aumento de casos de cáncer y malformaciones en niños desde la implementación de la producción intensiva de soja. Durante toda la semana, organizaciones vecinales y ambientalistas realizarán manifestaciones frente a las puertas del tribunal encargado de evaluar la responsabilidad en esos hechos de dos productores agrícolas y el dueño de la avioneta que fumigaba sembradíos.
Esto que no es otra cosa que la tardía respuesta de un sistema perverso a los genuinos reclamos del dolor.
Este juicio, aún tardío para muchos, podría otorgar un precedente, jurisprudencia, o para entenderlo mejor, una respuesta a las miles de personas en el mundo que se han visto afectadas por estos venenos que silenciosamente les han modificado, trágicamente la vida.
Cuando han logrado sobrevivir a la ingesta de estos venenos, que para aumentar sus ganancias estos, mercaderes del horror, incorporan en el proceso, las víctimas y sus familiares han interpuesto reclamos judiciales que hoy podrían aportar respuestas para reclamos pendientes, futuros y limitar el uso de estos pesticidas.
Cabe recordar que se usen en proximidades de poblaciones o alejados de ellas tienen, aún así, un impacto ambiental nefasto debido a la filtración a través de la tierra hacia las napas freáticas y cursos de agua en las pendientes naturales del terreno, cuestión que se viene denunciando desde siempre.
El juicio en cuestión que hoy a las nueve de la mañana, hora de Argentina, comenzará en la Ciudad de Córdoba unifica varios reclamos que desde 2001 al 2008 han realizado damnificados directos, familiares, y la “Red de Médicos de Pueblos Fumigados”.
Un reciente informe de la periodista Rocío Magnani para Página 12 nos deja saber que: “... Esta es la primera causa por agroquímicos de toda Latinoamérica. Hemos tenido recursos de amparo en muchas provincias, pero una causa penal, nunca. Entonces es especialmente importante que la condena sea ejemplar. No podemos permitir que apliquen veneno sobre nuestros niños”, señaló a este diario Ávila Vázquez. A mediados de mayo último, el fiscal de instrucción Carlos Matheu ordenó investigar si existe una relación directa entre la fumigación y las muertes por cáncer en el barrio. Para ello, resolvió imputar a Gabrielli y Parra por “contaminación dolosa”, según la Ley 24.051, que prevé de tres a diez años de prisión, aunque la figura podría ser agravada por “resultado de muerte”, con penas de 10 a 25 años de prisión...”
Como es una causa testigo para el Continente, contra el manejo de la vida y la muerte en manos de los inescrupulosos de siempre, es que deberemos seguir de cerca y con marcada atención los resultados de este emblemático juicio, que esperamos tenga los resultados de justicia que los hombres de buena voluntad pretenden.

viernes, 8 de junio de 2012

Sectas y algo más

La vigencia de las sectas


Con el escándalo desatado por la emblemática figura mediática del “Niño” prodigio. Aquel famoso de un programa de preguntas y respuestas, Claudio María Domínguez, hoy devenido en guía espiritual. Quién incurrió en el error de creerse aquello que se inventó para él. Esta situación mediática abrió, la siempre presente, polémica por la existencia de las Sectas.

En la sociedad moderna es más fácil definir a una secta y las consecuencias nefastas que produce en sus adeptos cuando su razón de existir, orientación, filosofía, atentan contra el individuo mismo y sus libertades individuales, muchas de las cuales se encuentran arraigadas en el ser humano como un principio fundamental del existir.
Generalmente una “Secta” es una separación, una ruptura con el tronco común ideológico en el cual nació.
De echo la secta no se cataloga por el número de adeptos sino por la orientación que brinda en sus enseñanzas que, generalmente son una oposición u una adaptación de las normas, comúnmente aceptadas que le dieran origen.
Por este principio la Iglesia Católica Apostólica Romana fue, y aún lo es en ciertos círculos, considerada una secta, ya que se apartó del tronco común en el cual nació que fue Cristianismo Primitivo.
Las sectas no son malas sino por el accionar y conducta de sus miembros y dirigentes que utilizan esta estructura para justificar y enmascarar el accionar reñido con la ética, la moral, las buenas normas de conducta aceptadas por la sociedad, que es en definitiva quien las juzga y proscribe de su seno.
Fue el accionar de ciertas sectas o grupos sectarios, en particular en los Estados Unidos en la década de los setenta y ochenta del siglo XX que se popularizó el vocablo adquiriendo una connotación peyorativa ya que definía a la secta como un pequeño grupo de seguidores de un “Profeta”, “Guía espiritual, político o religioso” quien con cuya prédica impulsaba a sus adeptos a realizar actos aberrantes, asesinatos, suicidios masivos, violación de las leyes y normas de convivencia. (Recordemos “Los niños de Dios” el “Clan Manson” el Pastor James Warren Jones, “Jim Jones” y el suicidio masivo de Guyana) Grupos y sucesos que conmocionaron al mundo.
Con el advenimiento de un movimiento conocido como Nueva Era (denominación inglesa New Age) hacia la segunda mitad del siglo XX movimiento polifacético y sin ninguna institucionalidad que se dispersó por el mundo para difundir la “nueva era de acuario” con su propio “Evangelio Acuario de Jesús el cristo”.
De este accionar reñido con la ética y la moral social es que se habla de “lavado de Cerebro” como si esto fuera tan sencillo de realizar por cualquier individuo.
Aquí estamos ante el prolijo adoctrinamiento de mentes crédulas, propensas a brindarse a individuos carismáticos, individuos que explotan las necesidades afectivas de las personas para alimentar su narcisismo, o sus arcas.
La historia está plagada de individuos con estas características, hablo de la gran historia y de la pequeña, aquella que con grandes diferencias, llenan las horas de nuestra vida.
La diferencia sustancial radica en el “poder” que dicho individuo ejerce sobre la sociedad que lo incorpora a su seno, concediéndole dicho poder al seguir sus propuestas sin medir acabadamente, las consecuencias.
Recordemos que existe una cuota de sentido común, que en estas circunstancias siempre deben prevalecer en el análisis de aquello que nos proponen.
Un extraordinario educador alemán expresó que: “... El sentido común, el menos común de los sentidos ...” debe regir nuestras vidas para evaluar con equidad y justeza la totalidad de nuestros actos.
Escuchar, evaluar y actuar en consecuencia, sin otorgar a ninguna persona un cheque en blanco sobre nuestras vidas, es la base fundamental en una coexistencia armónica.