PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

sábado, 26 de julio de 2014

VERGÜENZA ajena … No puedo evitarlo.

Un sentimiento que me molesta


Creo, desde mis años adolecentes, he tratado de entender nuestro  comportamiento, el de los seres humanos, en nuestra evolución a través del tiempo, admirando su creatividad, su tesón, para superar los obstáculos y continuar el camino.
Siempre existen, en la impronta humana, claroscuros que nos regocijan, nos duelen o desconciertan, hoy el próximo Oriente está viviendo una situación vergonzosa, desgarradora, que un pueblo inflige a otro.


Quise justificar las acciones sobre palestina como producto de sus líderes políticos y no del pueblo, Lo entendía un grupo humano sufrido, pero ya hace tiempo que me he desengañado; los pueblos tienen los gobiernos que toleran, a veces no se merecen, pero los aprueban o justifican … en definitiva, se merecen, ahora veo que es el pueblo quien respalda estas acciones contra los Palestinos en la diáspora o en el propio suelo de la península.
Siempre que el poder, la intolerancia o el absolutismo se abaten sobre los más débiles, surgirán reacciones respondiendo a una básica ley natural de física de acción y reacción. Respuestas que para absolutistas, totalitaristas, u opresores serán claros hechos “Terroristas”.
El “Terrorismo” es la respuesta del débil ante actos de poder ejercidos en su contra y ante cuales no puede oponer una fuerza igual, legal y opuesta que se le contraponga.
Así como la guerra de guerrillas son escaramuzas rápidas  desarrolladas por una de las fuerzas beligerantes en un conflicto, generalmente la fuerza más débil o escasa de pertrechos recurre a este artilugio bélico que le permite, entre otros, movilizarse más rápidamente, golpear y retirarse y así ganar tiempo.
Las eternas acciones del hombre, en su contante enfrentamiento consigo mismo por su supremacía absoluta sobre los menos fuertes, nos han enseñado mucho sobre esto.
Para esto sirve mirar al pasado guerrero del hombre.
Podría decir, casi sin temor a equivocarme, que no existen, en los trágicos sucesos de la historia de nuestra evolución, ningún enfrentamiento armado que se salve del ingrediente de codicia o poder que contribuyera a su desarrollo.
Guerras en las cuales, los sucesos que las motivaron se convertían en una farsa; la primera guerra mundial (1914/18); la Guerra del Golfo ”Tormenta del Desierto” (1990/91) si entrar en detalle más lejanos en nuestra historia, sobre los distintos enfrentamientos donde la codicia prima sobre cualquier otro principio humano.
Los judíos reniegan de Jesús porque él los insta a poner la otra mejilla, cosa que, muy a pesar de lo mucho que han sufrido, como pueblo, no han aprendido y con sus respuestas intempestivas dan la razón a quienes los odian y justifican hechos aberrantes del pasado reciente, como el Holocausto.
Israelitas, Judíos, llamo a la reflexión por los sucesos trágicos que se están desarrollando en la Península en contra del pueblo Palestino.
No continúen siendo verdugos de un pueblo hermano.