PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

jueves, 25 de abril de 2013

ARMENIA vive

Reconocimiento a la lucha por la verdad del pueblo ARMENIO



         Aún cuando la mayoría de las naciones poderosas del mundo actual se debaten entre los intereses y conveniencias de las relaciones internacionales y no han logrado ponerse de acuerdo sobre el primer genocidio del siglo XX contra el pueblo Armenio.
         La lucha y la persistencia de los Armenios sobrevivientes, en su propio país y aquellos dispersos por el mundo, demuestran que su esencia se mantiene viva reclamando al mundo su derecho a la verdad.



sábado, 20 de abril de 2013

Las Causas perdidas

¿Quién tiene la razón?


Los seres humanos somos propensos a involucrarnos en “la búsqueda” por el simple hecho que ésta representa. Si esa búsqueda se orienta a objetivos altruistas, mayor es la atracción que ejerce sobre nosotros, a tal punto que involucrarnos, profundamente, en su entramado implica un peligro latente de desprestigio o ridículo.
Esto se agudiza en algunas actividades, en particular en aquellas en que la especulación pura profesional son la base del acierto o error académico; Cometer dicho error, sin la adecuada evaluación, es un traspié, del cual muy pocos dotado suelen regresar airosos.

Florentino Ameghino

          Si en el transcurso de nuestra vida llegamos a vernos involucrados en la búsqueda de la verdad, ¡Siempre, relativa por cierto! Comprenderemos este enunciado inicial que intentaré justificar.
          Todos quienes me conocen saben que hace treinta y seis años me comprometí con el periodismo y, a través de él, con un humanismo-cultural militante, dejando de lado mis actividades anteriores y mis estudios; actividades en las que podría haber descollado medianamente. 
          Mis múltiples intereses personales me hacían participar de cuanta actividad se realizara, que fuera de mi agrado.
          Ese bagaje de intereses fue acrecentando mi cultura general que me permitió ejercer el periodismo con cierta dignidad y profesionalismo.
          Actualizar mis incumbencias, con fuentes confiables, es el principal capital de todo profesional del periodismo, requiere conocer la disciplina y saber quién es quién en cada actividad y el grado de militancia y compromiso con la disciplina.
        Del posicionamiento de la fuente es el grado de compromiso y confiabilidad que asumiré ante determinado suceso, confiar en la fuente, no defraudar sus aspiraciones o expectativas, es fundamental, decir aquello que se puede y callar lo inconveniente, ¡Siempre que dichas acciones no perjudiquen al equipo de trabajo, a terceros, a quienes se ven involucrados!
         Desde los años sesenta, por las simples razones apuntadas previamente, milito activamente, ahora limitado por mi edad, con la causa de los pueblos indígenas del Continente, fui durante cuarenta años Asesor de la Asociación Indígena de la República Argentina, AIRA, de la cual hoy sigo siendo consultor.
       Ya no puedo reclamar en la calle, en las movilizaciones, pero aporto con mis años la cuota de comprensión y cordura que hoy se requiere en el sano ejercicio de ¡La razón, en la sin razón del poder!
        En estos años e tenido la oportunidad de vivir la experiencia en distintas oportunidades debido a que, entre mis múltiples intereses hay algunos no bien recibidos en los claustros académicos.
        Mi postura crítica con el Dogma de Fe de la Iglesia Católica, mi aceptación a las doctrinas Gnósticas y mi marcado antagonismo con las políticas de la Iglesia de Roma y a cuestionar la “Verdad Revelada”.
          El 18 de abril de 2009 publiqué una nota en la que esta explicitada mi posición ante el origen de la vida en la tierra, la mirada ante la tan vapuleada Evolución, teoría unipersonal de Darwin, que me inclino a pensar que Wallace tenía algo que decir, (Alfred Rusel Wallace 1823 – 1913) y mi mirada sobre la vida en nuestro planeta, la ingerencia que tuvieron en nuestra evolución la posible presencia en nuestro planeta, de civilizaciones extraterrestres.
                                                      ( www.editorialfps.com.ar - www.raspaggiari.blogspot.com.ar )
          Casi, como la secreta fuente de información periodística, se tenían que preservar los nombres de quienes colaboraban.
          No aparecer involucrados en artículos periodísticos o notas de fondo que abordaran estas cuestiones, triviales o locas; sólo para un público sensacionalista y publicaciones de medio pelo, fue una condición contractual, el desprestigio flotaba en el ambiente, sin expresarse.
          Aún recuerdo hace muchos años, ¡Éramos muy jóvenes! En una gran publicación escrita y editada por amigos “Casa Cultura del Hombre”, Un lector lo tildaba a Carl Sagan de pensar en Chiquito, Carl Ságan el gran Astrofísico, conocido popularmente por la famosa serie televisiva “Cosmos” que lo posicionó ante la opinión pública y el conocimiento popular como el número uno de los pensadores de ese momento, a quién sus pares nunca habían podido perdonarle que fuera exitoso en sus emprendimientos.
Carl Sagan
          Jamás un hombre de ciencia había compartido el éxito mediático y económico que lo posicionaba entre los grandes y había sobrevivido para disfrutarlo.
         Carl Sagan ha sido muy popular por sus libros de divulgación científica, en 1978, ganó el Premio Pulitzer de Literatura   General de “No Ficción” por su libro “Los Dragones del Edén”, por la galardonada serie documental de TV “Cosmos: Un viaje personal”, producida en 1980, de la que fue narrador y coautor, y por el libro Cosmos que fue publicado como complemento de la serie, además de por la novela Contacto, en la que se basa la película homónima de 1997.
         A lo largo de su vida, Sagan recibió numerosos premios y condecoraciones por su labor como comunicador de la ciencia y la cultura; está considerado como uno de los divulgadores de la ciencia más carismáticos e influyentes, gracias a su capacidad de transmitir las ideas científicas y los aspectos culturales al público no especializado con sencillez no exenta de rigor, lo que ha dado origen a multitud de vocaciones científicas entre el público general.
         Los honores ganados por Ságan lo inmunizaron contra la fama pero asimismo debió sufrir los ataques de sus contemporáneos que no aprobaban su Éxito.
          Es fácil para quién no tiene nada que perder, o no teme perder nada, decir cuanto le venga en ganas sobre determinadas cuestiones conflictivas.
          Por esa misma época apareció editado un libro de un amigo que había conocido dando unos cursos, en lo que sería con el tiempo la Universidad Nacional del Comahue en Neuquen.
Juan Schobinger
         A través de los años seguimos tratándonos, a la distancia, él que por ese momento ejercía la docencia en la Universidad de Cuyo en el departamento de “Alta Montaña” se llamaba Juan Schobiger (1928- +2009) y era un entrañable amigo y gran profesional, aún recuerdo mis palabras: “... Hay que salirle al cruce a los que postulan ideas erróneas o disparatadas con las que no estamos de acuerdo, no escaparle a la confrontación, de lo contrario, ganan ellos...”
          Juan, podía hacerlo con facilidad, porque había sido un tema en el cual el estaba comprometido desde siempre y tenía transcripciones de conferencias, notas y artículos que había elaborado en el transcurso de estos años pero, como lo expresa en la introducción, la mera palabra no bastaba para combatir la supuesta: “ ... Miopía de la ciencia oficial” que el público acusaba de cerrar el camino a la ciencia.
          El desafío que implicó publicar “¿Vikingos o Extraterrestres? -Sobre el origen de las culturas precolombinas” ISBN- 950-10-0011-7 Editorial Crea/huemul, un excelente trabajo que sólo Juan Schobinger con su trayectoria, seriedad y bonomía, o sea su peso académico, podían afrontar.
          Nadie en su sano juicio habría encarado este trabajo, Hacia tiempo se esperaba pero nadie se animaba a publicarlo.
          En nuestro país no se producía algo así desde la publicación de “La Esfinge Indiana”, 06/01/1926 y “La Segunda Esfinge Indiana”, de 31/121955 de José Imbelloni; desde entonces no se había producido un alegato científico directamente dirigido a acallar voces disonantes “sobre el origen de las culturas precolombinas” o en este caso en particular, sobre la evolución de la humanidad y del continente Americano, en particular.
          Juan, al impulso de varios compañeros y amigos, reunió notas y escritos que había publicado en distintas oportunidades, los corrigió, actualizó, y compendió para este trabajo, así lo explica en su introducción, nosotros, solíamos hacerle una broma sobre el esfuerzo que implica escribir un libro, como Juan.
        Hacíamos alusión a su capacidad de trabajo, que le permitía siempre, tener “En parrilla” (Término gráfico para el Artículo o la Nota de Fondo de Interés General ya escrita como reserva en casos de apuro), publicado o por publicar a mano, ... Cuestión, que generalmente todos intentamos hacer.
         Por supuesto entre sus pares y en el ámbito académico, este trabajo de Juan Schobinger pasó sin pena ni gloria, si fue bien recibido se lo guardaron, sólo aquellos que esperaban desde hacía años que desde la ciencia se les saliera al cruce a los “Profetas de lo Insólito” que siempre estaban adelante.
Dr.Gustavo Politis
          Hace unos días, intentando actualizarme en antropología, conocer puntualmente lo acontecido en la zona de Balcarce, Lobería, y otras áreas arqueológicas, donde se encuentran trabajando especialistas en “industrias líticas”, (Agrupa a los profesionales dedicados a estudiar las realizaciones u expresiones del ciclo evolutivo que llamamos “Edad de la Piedra”, en nuestro territorio, en el período de tiempo que llamamos, prehistoria) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y Técnicas, CONICET; Valiéndome de esta herramienta, más directa, intento ampliar y clarificar la profusa información que me brinda la red en las páginas de antropología que ya había consultado.
          Mi fuente, en un tramo de la información, me aconsejó consultar los trabajos de Politis (Haciendo referencia al Dr. Gustavo Polítis, doctor en Ciencias Naturales, arqueólogo y director del departamento geología del centro académico Olavaria, Universidad Nacional de Centro) que había estado trabajando sobre los restos del hombre fósil de Lgo. Frías que Florentino Ameghino utilizara para postular el origen Pampeano de la humanidad.
José Imbelloni
          Politis, se había ganado un prestigio y un respeto de sus pares y mayores por la seriedad y sobriedad con que encaraba sus trabajos, los resultados obtenidos y las publicaciones lo hacen el referente indiscutido de la historia o evolución del hombre y un especialista en la región de la provincia de Buenos Aires, donde desarrolla actividades.
         Por supuesto, tomé debida nota de la información y me dispuse a consultarla no sin antes analizar aquello que sabía sobre el particular:
          Últimamente, finales del siglo XX, sus últimas décadas, y los 15 primeros años del siglo XXI, proliferaron programas de televisión y realizaciones documentales de un despliegue tecnológico y cinematográfico extraordinario, la difusión en el canal de Historia, cuyos contenidos hacían referencias constante a la evolución de la humanidad, el supuesto fin del mundo, las profecías mayas, los “Dioses Ancestrales” y los extraterrestres, que supuestamente nos visitaron e influyeron en nuestra evolución.
         Tal despliegue de imprecisiones lanzadas al público con el simple objetivo de captar televidentes, con sentido pasatista, rindió sus frutos hasta el mes de Diciembre 2012 que, como era predecible ¡Nada pasó! Todo terminó, se abrirá, como corresponde, otro ciclo de especulaciones públicas y todo comenzará.
          La ciencia se desarrolla con errores y especulaciones, a groso modo, una “hipótesis de trabajo” que antecede a una Teoría, no es otra cosa que una propuesta sobre un tema específico basada en nuevas propuestas o postulados, generalmente con sustento, que modifican o reafirman lo expuesto con anterioridad, especulaciones.
          Aquellas interpretaciones, algunas descabelladas y sin fundamento, del mismo tenor que aquellas que Schobinger contribuyó a combatir en los setenta, sin gran resultado, por cierto, en el gran público, por lo tanto se justificaba que veinticinco o treinta años después surgiera, respondiendo a la propuesta cíclica, otro que estuviera dispuesto desandar el camino.
          Me extrañaba que El Dr. Politis utilizara la controversia que se creo por las conclusiones de F. Ameghino.
          Según, yo lo entiendo, no ocurrió lo mismo con “El hombre Fósil de Ameghino” que como expresé en anteriores oportunidades, aún cuando su osada, o quizás apresurada interpretación, que Ameghino ya había elaborado, requiriera de una comprobación. El “Hombre Fósil” conmocionó, fundamentalmente al claustro académico, muy politizado de aquel tiempo.
          Debemos tener en cuenta que esta atrevida propuesta de Florentino Ameghino, fue planteada a finales del siglo XIX, en un contexto, de unos años muy cambiantes, en cuanto a propuestas antropológicas.
Charles Darwin
         Propuestas que aún no se hallaban consolidadas en Europa (La teoría de la “Evolución de las Especies”, había sido presentada en 1859 por el Inglés Charles Darwin, su libro “El Origen de las Especies” se publicó en Noviembre de ese año,) había muchas dudas y resquemores al respecto.
       En primer lugar por conocerse ya los trabajos de Lamarck (Jean-Baptiste-Pierre-Antoine de Monet de Lamarck) que se popularizaron como transformismo, en su Filosofía zoológica de (1809), ideas surgidas de corrientes del iluminismo Europeo que como ya dije estaban en franca oposición con los postulados de la Iglesia.)
     Los trabajos de Alfred Rusell Wallase, el gran naturalista, (Inglés-Galés) cuyos escritos, que Darwin recibió en ese 1859, lo llevaron a apresurar su presentación ante la Real Sociedad Científica de Londres (Acción que llevó a cabo su amigo y mentor Thomas Henry Huxley,) y a decir, sobre el trabajo de Wallase: “... Si yo le hubiera entregado mis notas y trabajo a Wallase no hubiera podido hacer un resumen mejor.” (El libro de Darwin “El Origen del Hombre” se edita en 1871.)
Jean-BaptisteLamarck
     La sociedad Argentina, (Porteña) por aquellos años, podríamos decir que era transformista y se hallaba comprometida con la expansión hacia una Argentina moderna, la jerarquía eclesiástica estaba librando en Europa una oscura batalla contra la ilustración o el Iluminismo, tema no menor en nuestras latitudes; los profesionales de reconocido prestigio que podían evaluar esta posición de Ameghino, enrolado abiertamente en el pensamiento Darwinista, actuaron tibiamente, ante el posible, “origen Americano del hombre”, no podían avalar esto, tampoco podían hacerse los desentendidos.
     Se habían declarado en oposición con su postura, importantes personalidades de distintos campos, (ámbitos académico y políticos, en los cuales, en primer instancia, se limitó esta controversia) debiendo reconocer que por entonces fin del siglo XIX pocos opositores estaban a su nivel, en la materia.
     Germán Burmeistern, 1891, transformista, uno de lo más destacado académicos de esa época, ingresado al país que con el compromiso, científico-político de organizar y sistematizar el quehacer científico en la Argentina en construcción.
    Era el científico de mayor preponderancia sobre las propuestas y actitud de nuestro sabio, (Se hablo por mucho tiempo del antagonismo de Burmeistern por Ameghino debido a su falta de respaldo académico, ya que como todos sabemos Ameghino sólo era Profesor Normal) habiendo incursionado en los textos existentes sobre el tema, que en su mayoría se encuentran en mi biblioteca, no creo haber detectado en la relación entre ambos un entredicho personal, más halla de la descollante personalidad y formación del sabio alemán, y su responsabilidad científica y política del momento, que existiera una actitud antojadiza o personal de Burmeisten hacia Ameghino.
     Después ya en el siglo XX Outes, 1909 y en 1912, Hrdickla que en ese momento era todo un especialista en su campo, la antropología física, en el Museo Nacional de Historia Natural de Estados Unidos que pertenecía al reconocido Instituto Smithsonian.
Germán Burmeistein
     Hrdickla viajó a Buenos Aires para poner fin a esta discusión que se había extendido en el hemisferio; la propuesta de Ameghino no fue desechada de plano, fue tenida en cuenta, rasgo muy importante de tener en cuenta a la hora de intentar juzgar comportamientos, por ser quién era, por los antecedentes que Florentino tenía.
     Actualmente debemos reconocer que si bien Florentino Ameghino cometió un error al situar la “Antigüedad del hombre” y adoptar como parámetro “El hombre fósil de Lago Frías” como acabó por demostrar y cerrar toda la disputa planteada, Alex Hrdickla; en la actualidad, por la información pública de que disponemos, la antigüedad del hombre en tierras del Plata se aproxima más, paulatinamente, a las fechas que postulaba Ameghino que a la de sus detractores.
     Quizás, su falta de acreditaciones académicas frenara su potencial pero en ciertas disciplinas, en el siglo XIX, donde todo estaba naciendo o despertando, estas falencias se toleraban y permitían.

Alex Hrdickla
     De hecho el trabajo enciclopédico desarrollado por Florentino Ameghino y sus hermanos, desde el trabajo de campo, desempeñado con maestría, constituyeron pilares sólidos para la paleontología, como lo han demostrado años después quienes continuaron esta disciplina en Argentina.
     No ocurría lo mismo entre profesionales reconocidos, celosamente custodios del prestigio académico, debemos recordar que nuestro país se estaba formando al igual que nuestros cuadros técnicos y científicos.
Florentino Ameghino había dado muestras de su capacidad científica, en cambio, desconoció e ignoró, durante toda su vida, la soberbia y la estupidez humana, revelándose contra ella, cuestión que le ocasionó, no pocos problemas .
     Resulta sumamente interesante para nosotros, o por lo menos para mi, que un profesional Argentino con la valía del Dr. Politis, a quien sólo tengo el placer de conocer por sus trabajos o publicaciones, que sea él quién encare este desafío a la luz de los nuevos enfoques en el tema, conclusiones que no queden sólo para especialistas.
     Y nos pueda brindar, al público, a la sociedad en su conjunto una visión just y bien dimensionada de Florentino Ameghino un Argentino que, con errores y aciertos se a ganado el respeto y la admiración de los pueblos de América toda, El pueblo Argentino, el país, le debe esto.

viernes, 19 de abril de 2013

Conmemoración

Hoy se cumplen 131 años (19/04/1882) de la muerte de uno de los hombres que aportó al conocimiento, parte del entretejido para entender mejor el mundo en el cual vivimos; Charles Darwin (1809-1882) tan vigente en sus propuestas como al momento de postularla en 1859, aún continúan sus estudiosos, defensores y detractores de su famosa Teoría, trabajando sobre ella, sus postulados y la larga serie de variaciones, que las propuestas del gran naturalista inglés motivaron.
                                                                   

martes, 2 de abril de 2013

Día Argentino de la razón y la justicia

2 de Abril
                  Día que, sin saberlo, ni proponérselo, un grupo trasnochado de militares argentinos del gobierno “de facto” pretendieron recuperar, para al pueblo argentino, las tan ansiadas “Islas Malvinas”, creyendo con este acto, inconsulto y extemporáneo, convalidar sus posiciones políticas, acciones que la ciudadanía Argentina rechazó inmediatamente.
No obstante de dar respaldo al reclamo sobre las Islas que aún mantenemos, y acompañar las acciones contra Gran Bretaña poniendo siempre de manifiesto esta acción inconsulta y extemporánea de ese grupo de militares Argentinos que se consideraron voceros del sentir popular cuando en la realidad eran usurpadores del poder público que intentaban con este acto, convalidar, sin lograrlo.
Después de haber pagado caro una guerra, con razón, pero totalmente injustificada, Argentina deberá perseverar en su reclamo, por vías diplomáticas, ante el Comité de descolonización de las UN y ante todos los organismos que repudien todo derecho de usurpación territorial de una nación o un pueblo soberano sobre otro, seguirá la lucha por Malvinas sabiendo que le asiste la Ley y la Razón, fuente de toda verdad y justicia.
Quizás se demore, pero llegará el momento en que el mundo deje la hipocresía de lado y no avale más enclaves colonialistas en el mundo de hoy.
Argentina posee y puede demostrarlo derechos ancestrales, Históricos, Geográficos, Geológicos, Geopolíticos y sobre las Islas Malvinas e Islas del Atlántico sur; mientras tanto Inglaterra no puede demostrar su presencia permanente, antes del 3 de enero de 1833, la fecha en que ocurre la usurpación de las islas.
El reclamo de sus derechos ancestrales, por la vía diplomática, que Argentina realiza ante el comité de descolonización de la ONU ha sido apelado argumentando la libre elección de los pobladores isleños, llamados, “Kelpers”, por lo ingleses de Gran Bretaña que siempre los consideró, ingleses de segunda; este litigio por las islas ha dado a los pobladores de las islas un estatus nuevo e importante, en sentido estratégico, que el propio gobierno británico ha debido considerar a puertas cerradas.
Por otra parte la opinión de los isleños sobre su preferencia a su nacionalidad territorial, toda ves que son parte de la usurpación manifiesta, así es y así será, aún pasen los años.
Es indudable, a los ojos del observador externo, que este justificativo empleado por Gran Bretaña, otorgándole a los isleños, “kelpers” un nuevo “Status” político en la sociedad británica “Colonial” o de ultramar, como los llaman.
Con esto intentan desdibujar ese enclave que se apropia de territorio que no les pertenece, obedece a un plan muy estudiado por el Inglaterra para reclamar a futuro, cuando se trate el “Tratado Antártico” derechos , que no tendrían, en ese territorio.
2 de Abril