PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

miércoles, 8 de abril de 2015

Una expresión de deseo y reflexión personal

Utopía

Soy optimista por naturaleza, para mí el vaso está siempre lleno, y trato de tenerlo así.
Si es con amigos y un asadito de por medio … mucho mejor.
Fuera de broma, el mundo en que vivimos nos exige una cuota muy alta de optimismo si no queremos ser candidatos al Stress, los infartos masivos y la desesperanza.

Sobrevivir en el mundo moderno requiere gran fuerza de voluntad y optimismo para observar, analizar y pensar aquello que nos rodea y salir indemnes.
Justamente es esa experiencia que sólo otorgan los años … Sólo los años, me permiten entender algo de todo esto, y que su comprensión sólo me sirva a mí.
En mi juventud me preocupe y ocupe, quizás en demasía descuidando otra cuestiones de mi vida, de comprender nuestra relación con el mundo de los pueblos naturales de América y nuestra relación con ellos.
En el camino intente ser útil y contribuir a lo que entendía era una condición impuesta de despojo y usurpación que la historia comenzaba a facturarnos y los indígenas nos reclamaban.
Me sumé a sus luchas pacíficas, sus reclamos, militando activamente en la causa intentando comprender esa cuestión tan compleja hoy de los “Derechos Indígenas”.
Creo haberlo logrado, … A pesar de ello no me libre de los infartos, pero creo que logré comprender en plenitud esta pugna de relación, en lo que hoy, la sociedad moderna, ha convertido el justo y genuino reclamo Indígena sobre sus territorios.
Llegué a entender la difícil situación de la convivencia forzada impuesta con criterio No indígena, por una sociedad que desconoce, y los desconoce por un miedo ancestral a lo que representan; (Recién en la Reforma Constitucional de 1994 los propios indígenas con su participación en la asamblea legislativa hicieron presión para quitar el texto que desde la época de Urquiza nos instaba a “Mantener el trato pacífico con los indios …”.)
Ese miedo que no nos ha permitido vivir y crecer juntos como sociedad intentando que la convivencia fuera constructiva y reparadora, en cambio hoy seguimos, como país, teniendo una deuda que no  veo los países de Indoamérica estén dispuestos a reconocer.
Es duro, muy duro, darse cuenta lo frágil de las relaciones humanas y lo poco, o nada, que tu modesto esfuerzo personal aportó al objetivo impuesto, quizás por las metas demasiado pretenciosas.
Quizás lo tremendo del daño que sufrieron los pueblos indígenas, y la sociedad ha convalidado y proyectado hasta hoy, sea demasiado grande y los esfuerzos por paliar ese daño, muy pequeños y efímeros, para que influyan en ese devenir.
Podría ser, pero quizás las razones de mi desencanto, después de tantos años dedicados a la causa, es la débil respuesta de nuestra sociedad a los mismos problemas de hace 50 años, para los cuales se articulan las mismas y endebles respuestas, paternalistas o proteccionistas, que en su ignorancia manifiesta, Los estados Nación articulan, para con ellos.
En razón de la VII Cumbre de Las Américas que se realiza en Panamá reuniendo a los países de la región que surgió esta reflexión ante la intenpestiva exclusión de los Pueblos Indígenas.
Cumbre  que fuera convocada por un organismo, contratado a tal efecto por los países participantes, en cierta medida responsables, por haber excluidos de Participar a los pueblo Aborígenes.

Vemos así como repetimos la historia de exclusión, para la exposición y tratamiento de las problemáticas comunes, que nos interesan a todos los habitantes del territorio.
Nosotros, Uruguay y quizás Chile, podríamos ignorarlos, como siempre lo hemos hecho, y quizás nadie se diera cuenta, pero México, Colombia, Panamá, Bolivia, Paraguay, Brasil, son algunos de esos Estados que no pueden hacerse los distraídos.
Las “Minorías” étnicas, que en sus países son MAYORIA les reclaman su vos  en la Cumbre y en la construcción de la sociedad de cada país.

Sólo me queda el consuelo, en este efímero destello de vida, de haber hecho lo correcto y haber dejado lo mejor de mí, para contribuir a corregir viejos errores. 

martes, 7 de abril de 2015

VII Cumbre de las Américas, Panamá 2015

Voces previas
             Airadas y Silenciadas

Proclama de los intelectuales de América al decreto de Obama contra Venezuela que presentaron al pueblo de Venezuela antes de la apertura de la cumbre que comienza en breve en Panamá.
Mientras los pueblos de la región son tratados por Norteamerica de una forma peyorativa que no nos agrada, nosotros tratamos a nuestros pueblos indígenas de la misma manera.

El referido documento que los Intelectuales de América presentarán en la cumbre de las Américas, próxima a comenzar en Panamá será el golpe definitivo que los pueblos soberanos e independientes de América y en particular de la región Central y sur del Continente al referido “Documento”.
El “Decreto” en cuestión emitido por el Presidente Norteamericano Barack Obama fue enviado para que sea aprobado por el Congreso Norteamericano –como si se tratara de un asunto de la política doméstica estadounidense – donde declara a Venezuela como una "amenaza" a la seguridad interna de EEUU. 
Dicho “Decreto” se dio a conocer hace unos días y  ha recibido el repudio unánime de todos pueblos de América y sus gobiernos, denota un desprecio por los pueblos de nuestra América o por el contrario su total desconocimiento por la realidad actual de la política continental, el sentimiento de Paz que anida en los corazones y las mentes de nuestros pueblos.
Latinoamérica ya no soportará, y esperamos que se den cuenta de ello, ser tratados como el patio trasero de Norteamérica.



No obstante la VII Cumbre de los pueblos de las Américas excluyó a los pueblos indígenas de las tratativas por la búsqueda de soluciones a la convivencia armónica de sus habitantes y nadie con mayor derecho que ellos para solicitar su inclusión en la agenda de las deliberaciones y ser tenidos en cuenta.
Como siempre los Estados Nación continúan con sus políticas Indigenistas, paternalistas, integracionistas, exclusioncitas, ignorando que los pueblos Indígenas ya las denunciaron hace 40 años como una “Herramienta barata de dominación”.
Los pueblos Indígenas de todo el mundo y en especial los Indoamericanos se han pronunciado hace 35 años (En el Congreso de Ollantaytambo, Perú/ 1980) y actuado en consecuencia creando con profundo sentido “Indianista” una herramienta que los estados integrantes de la Cumbre Tienden a Ignorar.
Cómo están arraigadas las políticas proteccionistas, paternalistas y exclusionistas que un  mandatario de un país con profundas raíces indígenas como Bolivia no ha podido substraerse a integrarse al congreso, sin alzar su vos, espero que durante el mismo se escuchen algunas voces al respecto.

No obstante, creo que nada cambiará en lo referido a las políticas para con los pueblo aborígenes que los Estados Nación implementan según, sus particulares visiones “Proteccionistas”.

Desmilitarizar o militarizar

Esa es la cuestión

Presuponemos que toda forma de armamentismo es una forma perniciosa de construir un país.
Si miramos en el espejo de la historia reciente (1965/1080) de nuestros pueblos, del nefasto comportamiento de esos militares, quizás abonemos estos pensamientos pero es justamente ese comportamiento del ser humano  lo que debe hacernos precavidos.

Debemos ser justos ver nuestra historia en su totalidad, no sesgada por los grandes contrasentidos del comportamiento humano.
El mismo contrasentido que nos debe hacer recapacitar al juzgar, correcta o incorrecta, nuestra visión sobre el tema.
Es la fragilidad de la condición humana la que debe llamarnos a la reflexión de las razones por no descuidar la Fuerzas Armadas.
Un país no tiene fuerzas militares por la razón de agradarle la violencia, las tiene, listas y dispuestas para demostrarle a los violentos y ambiciosos de siempre, que sabrá defenderse de posibles agresiones contra ellos, defender a su pueblo, su soberanía y patrimonio.
La historia de la humanidad, sobre las relaciones en este frágil mundo en el que viajamos, es más que elocuente, nos ha demostrado, lamentablemente demasiadas veces, que el hombre es violento, ambiciona lo que el otro tiene, máxime, si él carece de ello y suele arrebatarlo por la fuerza.
Es ese frágil equilibrio de la paz el que se debe preservar, para ello se hace necesario tener fuerzas armada modernas y sumamente actualizadas y dispuestas; la disuasión es una parte sumamente importante del ejercicio de la paz.
Debemos saber que es muy peligroso NO hacer lo correcto..
Si esta imagen hipotética se llega a concretar, solo la capacidad de protegerse, demostrar fuerza y firmeza en su posición inclinara la balanza; la situación vivida en los años de la “Guerra Fría” fue demostrativa de esta pugna de poderes.
Argentina es un país pacífico con una profunda convicción por los derechos humanos y la plena libertad de los hombres; desde los comienzos de su vida política, sus hombres llevaron este pensamiento y acción allí donde fuera necesario.
Las armas, de la que sería la República Argentina y las de sus hombres estuvieron al servicio de la libertad y la soberanía de los pueblos de América.
Unos pocos y malos hombres de armas de hoy, vistiendo uniforme militar, que sólo se dedicaron a conspirar contra sus propios pueblos, como pasó en décadas recientes, no pueden obnubilar nuestro entendimiento.
Nuestras Fuerzas Armadas y las armas dependientes o derivadas de ellas, deben ser controladas, educadas y adiestradas por el Ejecutivo Nacional  bajo el estricto control del Congreso de la Nación. Debiendo ajustar su desempeño a la funciones para la cual hayan sido pensadas y creadas por sus fundadores.
 Jamás deberán utilizarse para cumplir otros roles que no sean aquellos específicos a su arma; nunca deberán ser utilizadas en actividades internas como “fuerzas de seguridad interior” o supletorias de las funciones de policía, que dependen del Ministerio del Interior, del Ejecutivo Nacional y de la Secretaría correspondiente; salvo como consecuencia de una agresión externa, sólo mientras dure este suceso, las Fuerzas Armadas conjuntas podrán crear el cuerpo de la P.M. para ampliar el alcance de sus actos a la seguridad interior.
El manejo fluctuante que hace cada administración política del poder que el Ejecutivo tiene para comandar las Fuerzas Armadas, armarlas, desarmarlas, embarcarlas en roles para lo cual no han sido creadas, creando en desmedro de ellas, falsos paliativos para la seguridad interior. 
Este mal manejo político de las Fuerzas de Seguridad, el combate contra el delito que se acrecienta progresivamente, es un grave problema que tiene múltiples facetas, que deben ser abordadas simultáneamente con las Fuerzas de Seguridad, tanto Federales como Provinciales.
La hipocresía del mundo sentada en las negociaciones de la ONU hace que ese diálogo unilateral de Argentina con Inglaterra se prolongue, sin resultados a corto plazo.
Argentina tiene una profunda vocación de diálogo, vocación que no debe confundirse con mansedumbre; podemos no tener todo el armamento que debiéramos o el equipamiento adecuado, pero si así nos enfrentamos, engañados por nuestros militares, a la fuerza mejor militarizada del mundo moderno con sus aliados de turno, y mal que les pese, aún seguimos dialogando.
Se aproximan arduas negociaciones que deberemos afrontar en distintos frentes y todos afectan nuestros recursos e intereses territoriales.
América del sur se encuentra a un paso de consolidar una unión duradera con los países de la Región, situación que no es bien vista por otras potencias que ven debilitado su poder sobre la zona.
Brasil la mayor economía regional y el país Sudamericano de mayor potencial hacia el futuro incrementó su poder militar y modernizó sus Fuerzas Armadas en los últimos años, tanto Lula Da Silva y su sucesora Dilma Rousseff comprendieron el rol de Brasil en el futuro del hemisferio y actuaron en consecuencia.
Sólo espero que el futuro no nos tome de sorpresa.