PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

viernes, 28 de abril de 2017

Laica o Libre ¿Otra vez

 No a la religión en la escuela pública

Laica o Libre ¿Otra vez?
Como grupo de poder, la Iglesia no se contenta con tener la educación privada, lo quiere todo;  ahora apunta a volver a obtener su injerencia en la escuela pública.

Los argentinos vivimos durante mi adolescencia, 1958, la tremenda lucha entre la Iglesia y el poder político, por hacerse de la libertad para crear establecimientos educativos, tener su control y otorgar diplomas.
Aquellas luchas entre LAICA o LIBRE esta sintetizada en un documental del canal encuentro cuyo enlace les dejo: http://encuentro.gob.ar/programas/serie/8012/172
Al margen de las imágenes, que siempre suman a la hora de una mayor comprensión del contexto, debo señalar que no me parece adecuado insistir en lo caduco, demostrado y debidamente documentado.
Esta medida sólo obedece al permanente compromiso que la derecha Argentina, liberal o neo-liberal tiene con la Iglesia y sus objetivos, el “Papa” Jorge Mario Bergoglio, como Argentino debería interceder ante el Ministro para que desestimara su intención de crear una nueva y ríspida situación que enfrentara a sectores de nuestra sociedad; en cambio dudo que pueda hacerlo.
Los vende patria y testaferros que componen toda esta administración “Re$ponden a $u$ mando$ naturale$”.
Estos “Iluminados”, en lugar de mirar hacia Finlandia, en materia educativa, miran sus cuentas bancarias y le rugan a Dios para que los argentinos, estúpidos que somos, no nos demos cuenta de sus manejos.

Pero no importa el cerebro de esta banda de inadaptados, que él llama “Equipo”, acaba de reunirse con otro cerebro imperial. juntos ya se habrán puesto de acuerdo para seguir guiándonos por la buena senda. 

lunes, 3 de abril de 2017

“Tanto va el cántaro a la fuente …


Banderías

Queridos amigos, siento la imperiosa necesidad de llegar a ustedes con un mensaje que intente dar a conocer hace tiempo: NO soy Kirchnerista o Cristinista, como quieran embanderarme; exprese en reiteradas oportunidades mi adhesión a un “Modelo de inclusión” y contención como el que puso en práctica Cristina Fernández, si lo hubiera realizado “Pepe Flores” me señalarían como florista.
A quienes estén en condiciones de entender y quieran hacerlo les digo que estaré siempre acompañando a las administraciones que incorporen al proceso económico y productivo a los más desposeídos, incorporándolos con dignidad y respeto; una administración que vele por los más vulnerables y no los utiliza para hacer caja o esquilmarlos en su patrimonio.
Jamás acompañaré a un advenedizo que vende o regala nuestro suelo por el que lucharon nuestros mayores, nuestros héroes.
Jamás me puedo sentir representado por un títere que no tiene la capacidad de hilvanar una frase coherente, sin decir o hacer estupideces.
Acompañaré a la Señora, Cristina Fernández de Kirchner mientras sienta que exprese las necesidades de las mayorías, los desposeídos, respete y haga respetar los derechos adquiridos por los ciudadanos de mi país; nos represente ante, buitres o piratas con dignidad y la fuerza contundente en sus palabras.
Sí, allí estaré, en la vereda de enfrente de sátrapas oligárquicos que defienden los intereses de las corporaciones, empresas propias y ajenas quitándole a los jubilados derechos adquiridos, violando nuestra carta magna, en abierta e inconstitucional acción.
Les repito no soy Kirchnerista o Cristinista, en cambio me declaro ANTI-Macri, siempre estaré en la vereda de enfrente de Arribistas, neoliberales, oportunistas que, cual testaferro  obediente esquilman al país y su gente.
Por suerte, el infarto del 98 ni el ACV del 2012, me borraron la memoria y a estos buitres mimetizados entre nosotros, que pretenden confundirse, pero despiden un rancio olor que los delata.

Para mis amigos, está por demás que esta aclaración es suficiente, para los que no comprenden, no vale malgastar su tiempo y el mío.

viernes, 31 de marzo de 2017

2 de Abril

Una vez dije que las Malvinas, en los intereses Británicos, eran un pretexto; aún después de 35 años,  de aquel enfrentamiento, justificado por los permanentes atropellos a nuestra soberanía territorial, que justificó en la mente obnubilada de un milico devenido a general que generó en una guerra armada, para justificar, en nuestro país, lo injustificable,
No debería haber sido así, pero lo fue, y en esa guerra intempestiva, inconsulta, que movilizo el sentido patriótico de toda la ciudadanía, que se plegó a esa locura que es toda guerra.
Entendiendo todo aquello, no puedo menos que recordar a los chicos y jóvenes que con profundo sentimiento patriótico, fuera de las especulaciones políticas coyunturales,  dieron su vida por mostrarle a los usurpadores que había un pueblo dispuesto a defender su territorio.

        
Lejos de adhesiones y traiciones regionales, “Somos pocos y nos conocemos mucho.” en la región, no nos tomaron por sorpresa.
Ahora, es la hora del dialogo, con convicción, con fuerza, sin claudicaciones, los políticos testaferros, de los usurpadores; intentan acuerdos espurios ignorando el  sacrificio de toda la ciudadanía y de aquellos que dieron su vida por hacer valer nuestros derechos soberanos.
La mira de Inglaterra y sus aliados territoriales se hallan a la espera del  “Tratado Antártico” y de los derechos que los integrantes de las naciones signatarias puedan demostrar ante la corte internacional de Justicia y la ONU.
Inglaterra debe soltar la presa colonialista que es el territorio de Malvinas que bajo ningún pretexto puede pretender suyo; y debe hacerlo respetando la autonomía e identidad de un pueblo que siempre se resistió a sus pretensiones en su territorio.

En memoria de los combatientes y caídos durante la guerra de Malvinas.

sábado, 26 de noviembre de 2016

A los 90 años murió, Fidel Castro Ruz.

El último Rebelde

Líder de la revolución Cubana y uno de los símbolos del siglo XX.
Representó la lucha por  la libertad, para los pueblos del mundo, contra el opresor, de cualquier tenor, que la impidiera.

Aún, durante su vida, que cubrió gran parte del convulsionado siglo XX, (13/08/1926-25/11/2016) Ingresó en los umbrales de este nuevo siglo, ya anciano y enfermo, de gran lucidez;  fue, mal que les pese a sus detractores u opositores, una figura emblemática, tan contradictoria, como extraordinaria; admirado, vilipendiado, denostado, fue, indiscutiblemente un símbolo de las luchas populares guerrilleras que jalonaron el siglo.

Junto a su hermano Raúl Castro; Camilo Cienfuegos, Ernesto “Che” Guevara, y otros embarcaron en el mítico “Granma” para combatir en terreno de su patria a Fulgencio Batista.
Esta acción lo catapultó para representar en el ideario colectivo un ejemplo a otros pueblos en la misma o similar situación.
Como él mismo expresó: "Una revolución no es un lecho de rosas. Una revolución es una lucha a muerte entre el futuro y el pasado". 1959.
Su barba, convertida en arquetípica impronta de los revolucionarios del globo,  representaba para su pueblo, según él mismo manifestara: "Mi barba significa muchas cosas para mi país. Cuando hayamos cumplido nuestra promesa de un buen gobierno, me afeitaré la barba". Durante una entrevista con la cadena estadounidense CBS pocos días después del triunfo de la revolución en 1959.
Coherente y consecuente ante sus propias palabras, nunca se afeitó, ya que dudaba permanentemente de la tarea emprendida, de los logros de la revolución, que instaba a mejorar cada día; renunció, por su precaria salud, a hacerse cargo de la presidencia del Estado Cubano; privilegio que recayó en la figura de su hermano menor, compañero de lucha y actual presidente de Cuba.

Por sus firmes convicciones, su lucha y guía ante otros y por lo que represento en el transcurso del siglo, lo despido como a él le agradaba: Adiós Comandante, Hasta la Victoria, ¡Siempre!

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Lo que vendrá…

Ese loco loco …
Lo que vendrá… Supuestamente

En un país sistémico como Norteamérica, el poder se llevó un chasco que jamás se perdonará; Donald Trump utilizó las mismas armas, pero mejor que sus opositores y se llevó, contra los pronósticos mediáticos, el triunfo.

Nos vendieron que es un mostruo, un Mauricio Yanky” nosotros, sensibilizados por nuestras pequeñas tragedias, fuimos víctimas propicias, para esa campaña de desprestigio montada sobre su figura; ahora bien, si es así; ¿Cuál es la razón de su triunfo?
Esto lo digo para mis compatriotas: No confundir Donald Trump es un empresario que se hizo millonario a sí mismo, no es Mauricio, éste exponente vernáculo, ni siquiera se le aproxima; en última instancia e hilando con cuidado, Franco podría arrimar más que su heredero.
No obstante debemos reconocer que la campaña de desprestigio desnudada hábilmente contra Hillary Clinton dejó al descubierto, en el peor momento, una realidad irrefutable que terminó de asestar el golpe de gracia a la figura femenina de la contienda.
Por otra parte mientras Hillary recibía aportes y donaciones de corporaciones privadas para su campaña; más abultadas que la de su adversario, quien recibió donaciones individuales, de los seguidores, como se estila allí; luego se autofinanció, por lo menos en una oportunidad, por 60 millones de dólares. (Para el interesado en cifras más exactas se dispone de ellas en las páginas oficiales)
Nos vendieron que era un misógino empedernido y el 62% de mujeres blancas, sin educación universitaria, lo votó; se nos dijo enfáticamente del pensamiento retrogrado contra los inmigrantes y la inmigración, sin embargo en todos los estados donde ganó los hispanos se volcaron masivamente a darle su voto.
Las personas mayores de cuarenta y cinco  años prefirieron en un 53 % votarlo a Trump, aspecto que hablaría de un cierto crédito a la seguridad que les inspira su política.
Atento a mi sentimientos antiimperialistas, que trasuntan mis notas inequívocamente, debo reconocer que mi simpatía no es para ninguno de los dos candidatos, dada mi condición de sudamericano se que: ¡Gane quien gane! en el país del norte, sus políticas generalmente estarán alejadas de nuestros intereses, más cuando tenemos en la administración de nuestro país, un pichón gavilán que actúa como buitre.
Sin embargo a la hora de poner mi cuota de confianza en el futuro apuesto a Donald Trump ya que tengo mis serias dudas sobre la campaña mediática fabricada, ya que carece de historial político, intentaron vendernos una intemperancia mediática, no resultó; los hechos expresados por los votantes así me lo reafirman.
 Mientras que la historia política reciente de Hilary Clinton se sacó hábilmente en el momento oportuno, para que aquellos que no lo supieran, pudieran conocer las malévolas andanzas de Hillary; la Kissinger con faldas de la administración Obama.
Paradójicamente, a lo que se supone, la administración del primer presídete afroamericano en la historia de Norteamérica, fue la administración que más guerras impulsó y fomentó en el mundo; como contrapartida la academia sueca le otorga el Novel de la Paz.
En esa escalada guerrera del imperio se encuentra la industria armamentista que financia campañas y espera resultados.
Trump, no le debe su éxito a ninguna corporación, se pagó a sí mismo su campaña con algunas donaciones del interior, hacia el final, veremos que hace con ese tremendo capital que deja sus manos libres para manejar ambas las cámaras del senado; algunos presuponen que esto representa la suma del poder, que ningún mandatario ha tenido en los últimos años.
América Latina no debe esperar nada diferente, por el contrario las políticas Norteamericanas para su patio trasero, como se estipuló en Yalta, son a largo plazo, el funcionario del despacho oval sólo debe administrar, según las políticas establecidas.
Las pequeñas variantes circunstanciales, pueden deberse al afán de nosotros mismos por sacarnos ese yugo de encima; como generalmente ha sucedido en el pasado reciente, la presencia en nuestro suelo de esos “Criollos que nos venden” de los cuales nos hablaba Arturo Jaureche; Mauricio y su banda son de esa calaña, y ya en lo que lleva de gobierno, han dado debidas muestras de lo que son capaces.
De no mediar actitudes afines, en contrario a los intereses norteamericanos, no creo que nada cambie, lo dejarán seguir jugando a gobernar, mientras siga correctamente lo que se le indique.
Reitero, no estoy totalmente convencido de que el discurso mediático de Trump fuera para consumo general, creo que tenía un destinatario interno, que debía desencriparlo, baya si lo hizo.
Los giles, dentro y fuera de los Estados Unidos, compramos la propaganda mediática, no comprendimos el “metamensaje” es, a mi modesto entender, lo único que me permitiría tener una mayor comprensión de lo sucedido en este país plagado de contrasenjtidos. 

martes, 4 de octubre de 2016

Que sucede con la Paz en Colombia


Heridas muy recientes, difíciles de restañar, complican la gestión.

Desde la perspectiva externa, como vecinos e Indoamericanos, estábamos todos eufóricos y anhelantes por el acuerdo de paz logrado entre el gobierno Colombiano   y las fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC. que por 52 años mantienen una beligerancia que se ha cobrado más de 200.000 víctimas.

Los estados más relacionados con la guerra, la mayoría estados fronterizos, han optado por el SÍ; esta lectura es contraria a la lógica y razón, emergente de un conflicto que ha sangrado al país por medio siglo.
Se observa una cierta animadversión o rechazo contenido, de la sociedad colombiana al acuerdo que el Presidente Santos ha firmado con líderes de las FARC; ahora frente a la consulta que surgió de este plebiscito, no vinculante, dado que el gobierno podía firmar el acuerdo sin la necedad de recurrir a este ejercicio democrático, la respuesta social deja entrever el conflicto.
¿Estas son las causas de la negativa del 63% o hay algo más?
En primer lugar la sociedad colombiana sabía que el estado les estaba consultando sin tener ninguna necesidad de hacerlo; este aspecto sugería hallarse ante un artilugio político para convalidar un acuerdo que muchos ciudadanos, víctimas de esa sucia guerra, no aprobaban.
La guerra, presente en las víctimas, los heridos, sus familiares, amigos, no pertenecía al pasado,  es el presente; el rencor y el odio latente se perciben a flor de piel.
Muchos colombianos no aceptarían el paso, de los integrantes de las FARC, a la condición de ciudadanos, integrantes de pleno derecho, de la sociedad que diezmaron por más de cincuenta años.
Puede ser una razón válida, de gran fuerza para algunos, pero una condición negativa para el logro de una Paz genuina.
Este no es un armisticio entre dos fuerzas beligerantes enfrentadas en un hipotético frente de batalla; esta es una situación e4xtremadamente compleja de la sociedad colombiana, en su conjunto quien deberá reconocer que tanto ambos contendientes en este enfrentamiento son integrantes de su entramado social.
Les guste o no, víctimas y victimarios, son o fueron, integrantes de esa sociedad que se vio fragmentada, dividida, dolorida y asustada por más de medio siglo.
Ahora es necesario que esa sociedad, no sus partes resentidas, la sociedad en su conjunto, desprovista de dolorosas experiencias personales o familiares, especulaciones seudo-políticas, o venganzas personalistas; ese ejercicio de cordura, sensates y humanidad es lo que el mundo está esperando.
Que la sociedad colombiana realice un profundo acto de constricción y permita que se restañen las heridas en un nuevo entramado social del que surja el tejido de la nueva sociedad colombiana.
En un mundo donde jaqueado por la beligerancia y la estupidez humana, en la búsqueda del interés monetario y el consumismo generalizado Colombia un país Indoamericano puede demostrar que miramos hacia el futuro, con una perspectiva diferente.
Vamos hermanos Colombianos, de ustedes depende.

jueves, 29 de septiembre de 2016

¿Violencia Institucional?


No confundir



La violencia institucional que se manifiesta, en especial en una sociedad enferma, cuyas defensas inmunológicas se hallan debilitadas por años de despotismo, totalitarismo, liberalismo, neo-liberalismo o cuanta política nefasta se requiera implementar por testaferros corruptos que el poder absoluto envía contra nosotros.

No importa cuando sucede, solo basta elevar la voz por sobre sus obnubilados entendimientos, ser portadores de nuestra genuina imagen indoamericana, es suficiente para que estos sátrapas, desarrapados te rotulen “Negrito” y cuando no “Negrito de Mierda”; su cabeza no les permite entender la sutileza de la identidad indoamericana de hoy, crisol de razas.
“Garganta Poderosa” es un esfuerzo conjunto de los que supuestamente no “Deberían tener voz” pero la lograron y la hicieron escuchar, desde el ámbito de sus intereses hasta nosotros, los gentiles, que azorados nos desayunamos con frescas ideas y pensamientos genuinos que algunos, a quienes esas ideas molestas, piensan que deben ser silenciadas.
Siempre la delincuencia, y en especial la juvenil, surgida de las capas más humilde y desprotegida de la sociedad, es una respuesta al desajuste o desigualdad social, mesurada según circunstancias que ya se conocen, en nuestro medio; generalmente, se sabe es contraproducente utilizar violencia, ya que ésta sólo fomenta respuestas violentas, y muchas veces, son la chispa que alimenta protestas sociales extremas.
Hablar en una sociedad enferma de “Violencia institucional” es una forma de diluir la responsabilidad, disfrazar la culpa, “Patear la pelota al costado”, poner en una entelequia, la responsabilidad de un sistema corrupto impuesto que alimenta los odios personalistas, las “Luchas de Clases” que,  muy a pesar de los que piensan lo contrario, no se han terminado, está demasiada arraigada en nuestro inconsciente colectivo.
El germen de la violencia no es colectivo, como así también lo es el amor; anida en lo profundo del corazón humano, nuestra educación y formación extraerá, lo brutal de nuestro más primitivo estadio, para aflorar en nuestras acciones.
Ninguna INSTITUCION nos ordena o inculca ser salvajes inhumanos desprovistos de toda moral, “Somos lo que queremos ser, … o no seremos nada”.
Cuando fue aquel famoso juicio a las juntas militares se dilucido la famosa “Obediencia debida” detrás de la cual algunos desubicados se protegían; no existe obediencia a nadie, sólo a nuestra conciencia y razón, cuando esta por medio la vida humana.
Está claro, si continuamos adoptando posiciones aberrantes para con nuestros semejantes, es claro, elocuente, no existe eufemismo alguno que disfrace la inconducta social e individual de los hombres.

Conducta que generalmente, obedece y sigue lineamientos, sutiles, a veces inconscientes, de sus mandantes políticos de turno.