PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

sábado, 30 de noviembre de 2013

Buenazos útiles

                                                       Apatía y Desidia

Para que los oportunistas, arribistas, ventajeros, corruptos se adueñen de las conquistas sociales y del bienestar logrado con esfuerzo y trabajo; solo hace falta poner en práctica estos dos sentimientos que se pueden convertir en una enfermedad social, muy grave.
     Suele eder que los buenos de corazón o bien intencionados, caigan en uno de estos dañinos sentimientos, pasando por los distintos estadios de esta patología.
      Esta se caracteriza por confundirnos, justificar nuestros actos, ante nuestros propios ojos, a tal extremo de ignorar los principios y valores principistas que nos han inculcado.
     Muy conveniente para quienes defienden sus propios y aviesos intereses en desmedro del conjunto, siendo en estas circunstancias, utilizadas hipócritamente o alimentada por otros.
     Herramienta psico-social idónea al ejercicio de las relaciones humanas, muy en boga en la política vernácula.
     Parecería que Maquiavelo pensó en nosotros cuando escribió “El Príncipe” ese maravilloso tratado de la perversidad humana, puesta al servicio y ejercicio del poder.
     Siempre están al acecho aquellos que especulan con la apatía, la desidia, de una sociedad hastiada, cansada de soportar a los ejecutores del poder de turno, sus arbitrariedades, para continuar el expolio sin oponentes.
     Cuando surgen oponentes de cuidado que intentan subvertir aquello que han logrado en la mentalidad social, organizaciones o personas que se oponen abiertamente a sus maquiavélicos actos en contra del sistema o el sentido común.
     La oposición es de cuidado; en los últimos tiempos la oposición militante de los seguidores de una organización ecologista que se opone, con la acción directa de sus propios militantes hace, que la reacción sobre ellos sea de cuidado y se requiere, sin lugar a dudas, nuestro compromiso.
     Pero, ese es sólo un ejemplo recientemente se pudo ver en todos los titulares periodísticos mundiales, por la detención en Rusia de los activistas de Greenpeace detenidos en Rusia que fueron acusados de “Piratería” por oponerse al derrame de “Petróleo Crudo”.
     Gracias al reclamo de quienes no se contentan con las regalías de sus depredaciones hay quienes se oponen a la Minería sin control o la minería desprovista de todo factor sustentable, preserve la naturaleza, no contamine las aguas o destruya el entorno.
     Esas regalías, que estos depredadores inescrupulosos vuelcan hacia las poblaciones próximas, (Talo el caso de Huillín. Belén, Santa María) para evitar así el cuestionamiento y posterior divulgación de sus actos.
     También mantienen la boca cerrada de los lugareños, dado que muchas familias tienen a miembros de ellas bajo dependencia de esa empresa, las que hacen donaciones a los hospitales, escuelas, centros comunitarios o deportivos.
      Esto está ocurriendo desde siempre en el NOA pero se agudizó con la llegada de quienes explotan el proyecto Bajo de la Lumbreras, en Catamarca.
      Empresa que realiza la extracción dura de los minerales, ( devastación de las áreas rocosas) volcando a los ríos próximos las aguas contaminadas y contaminantes.
      Esta es una parte de la rapaz voracidad de los modernos depredadores que atentan contra la naturaleza, la sociedad, hay quienes utilizan recursos menos visibles pero no menos efectivos para sus aviesos intereses.
     Algunas circunstancias internacionales ponen de manifiesto proyectos ocultos que involucran nuestro país, específicamente en la Patagonia Argentina.
     Curiosamente el territorio donde convergen las apetencias manifiestas o encubiertas de todos aquello de planes que se han mantenido ocultos durante años, cuyos creadores los legaron, como proyectos, a las generaciones que los Sucedieron, como ocurrió con el famoso “Plan Andínia” que establecía, en tierras de la Patagonia Argentina, parte del pueblo de Israel.
     Tengamos en cuenta que este plan es, anterior a 1948.
     Después de la II Guerra, La recientemente creada “Liga de las Naciones” (posterior ONU) e Inglaterra, responsable, junto a Australia, del Protectorado de Palestina, en la Península del Sinaí, otorgaron, unilateralmente, (Sin la participación de representantes Palestinos) a Israel, Fundándose así el Estado de Israel en la “Tierra prometida” en desmedro del Pueblo Palestino.
     Acciones que explican el actual estado de beligerancia de la región, conflicto que se halla latente en nuestros días.
     Pero en nuestro país no hace falta importar intereses extranjeros, de lo nuestro, un político chaqueño, radical, senador, (+) Luis León, decía: “… La culpa de nuestros problemas no la tienen los gringos que nos compran, si no … los criollos, que nos venden.”
     Ellos son los que usufructúan los beneficios de la desidia o apatía de la que hace gala nuestra sociedad y deja en manos aviesas enfrentar la lucha cotidiana.
     Para alimentar estos sentimientos, que entorpecen nuestro crecimiento como personas y sociedad, se valen de la información tendenciosa, la desinformación, técnicas de propaganda que hemos padecido durante generaciones.
     No soy oficialista, Creo que nunca lo seré, a mi entender el sector que gana el poder pierde distancia de la sociedad a la que se debe, en particular se aleja de los problemas y de los necesitados; haciendo esta salvedad, adhiero a la ley de medios que propugna la actual administración.
     La tan vilipendiada “Ley de Medios” que debería controlar, si no nos hacemos los distraídos, que la información no sea monopolizada y la profesión periodística se ejerza con honestidad e idoneidad.
     De nosotros depende, que dejemos de lado toda abulia y juntos nos pongamos a trabajar.

sábado, 16 de noviembre de 2013

Debemos actuar "Ahora".

La Sociedad reclama “Políticas de Estado” para combatir el Narcotráfico.



Como hacer,

… aquello que, no hacemos.

    La sociedad en pleno, está exigiendo a los poderes del Estado implementar políticas a largo plazo para combatir, seriamente, el flagelo en que se ha convertido el comercio de DROGAS en nuestro país.
    Es sabido, que la forma, en que el Estado y sus estamentos de seguridad o prevención del delito, no han sabido encarar con efectividad el incremento del comercio de drogas en el territorio argentino.
    Es alarmante, y ello hace que quienes se hallen consustanciados con este problema lo manifiesten constantemente en los medios de comunicación, único mecanismo visible ante los oídos sordos de quienes deberían estar encargándose de dar respuestas a la sociedad.
    Si bien es cierto, que el delito organizado tras la distribución, comercio y exportación, de las drogas peligrosas ha sufrido constantes contratiempos en la calle dando, a los organismos de vigilancia y control, un cierto crédito, que en nada merma el crecimiento del narcotráfico.
    Así de esta manera nuestro país se ha convertido en un país interesante para las organizaciones delictivas, como lo demuestra la constante presencia de bandas organizadas que, sin escrúpulos, actúan en el país que pasó de ser un territorio de tránsito, a ser un país proveedor y productor de materias primas o químicos para su producción, y consumidor.
    La carencia de una legislación adecuada que norme y controle el blanqueo de capitales provenientes de estas transacciones financieras han convirtiendo a la Argentina en un “Paraíso” para los malvivientes que huyen de países con legislaciones menos permisivas para instalarse en nuestro país.
    Desde hace mucho se reclama por la radarización que conllevan el control eficaz de las regiones más alejadas, desérticas o despobladas del país.
    Por el momento, solamente ciertas acciones de las fuerzas de seguridad que combaten a las bandas organizadas en el día a día, parecen haber tenido resultados favorables, un mínimo resultado que no afecta de forma sostenible a las organizaciones delictivas que toman estos traspiés como perdidas aceptables en las políticas de afianzarse en el territorio.
   Como país, estamos creciendo, como sociedad estamos aprendiendo a compartir nuestras realizaciones y fracasos con el menor dolor posible.
    Es importante que las sucesivas administraciones, surgidas al amparo de la Democracia, obtengan respuestas para el reclamo social.
    Esta no es responsabilidad de uno u otro partido político, es obligación de todos dar y darnos respuestas a nuestra seguridad, presente y futura.