PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

sábado, 5 de marzo de 2016

Pensar y comprender


Lógica, no sólo palabras

Poderosa Controversia disparó la Sra. Soraya Sáenz de Santamaría quien presidió la presentación del libro “Homenaje Universal  al idioma español” argumentando en la misma por qué el castellano goza de una salud inmejorable.
La controversia, que a mi modesto entender, se desliza en el uso de nuestra lengua, a saber: En palabras de algunos pobladores de la Península Ibérica, españoles, es común escuchar  identificar a quienes hacen uso de la lengua castellana-española como “Españoles” o simplemente como Hispanohablantes,  aún a quienes  viven fuera de la península, no son españoles, ni desean ser identificados como tales por el uso de castellano-español, ya que entienden no tuvieron opción de elegir, se les impuso.
Ninguna persona se siente a gusto con una nacionalidad que no es la propia, más si como ocurre en este caso específico, por la razón que expresé e intentaré explicar.
Este viejo conflicto o litigio que España tiene con los propios españoles, basta para ello reconocer los conflictos autonómicos, que aún se hallan latentes en la Península.
Con el concepto de “Madre Patria” que se acuñó hacia todas las tierras Conquistadas, tiempo después se traslado el conflicto de la identidad lingüística a las Comunidades Hispanohablantes de América; en ella, varios países o regiones hacen uso de la lengua castellana o española, que como lo reconoce la Constitución Española en su Art. 3º son sinónimos pero, también establece que la lengua del Estado español es el Castellano, reconociendo y estableciendo, muy claramente, a pesar de la reconocida sinonimia, ciertas diferencias entre ambas variedades dialectales.
De hecho, cuando deba escribir su nacionalidad en formularios en la red, o especificar su: “Idioma” intente poner “castellano”, si su dirección IP en el Continente Americano, o sea usted no es español por lo tanto “NO habla español” a lo sumo una lengua de raíz castellano-español modificada por cinco siglos de influencias y modismos regionales.
En las tierras “Nuevas” donde se impuso una mezcla abigarrada de dialectos y formas castellanas, españolas, con el tiempo los aportes de las lenguas autóctonas, desde Fray Ramón Pané en adelante, construyeron modificaciones dialectales que le imponen cada país o región un caleidoscopio fonético propio.
No debemos olvidar como se logró la imposición de esta nueva forma de expresarse  a los naturales, Es lógico que se mire a “La madre” con cierto recelo o velada resistencia a las injerencias culturales unilaterales, de cualquier tipo, que el estado Español o sus instituciones, intentan introducir en nuestras culturas.
Para el Quinto Centenario, (1992) (Personalmente experimenté, con varios  españoles que habían viajado a nuestras tierras con ese propósito, filmar y captar la identidad Americana, desde mi posición de asesor de la Asociación Indígena de la República Argentina, AIRA) Vimos renacer en el sentimiento de los españoles  un interés genuino por encontrar respuestas, que ellos requerían para sí.
En Buenos Aires se repudió el “Festejo o Conmemoración” de esta fecha y se realizaron distintos actos, el día 11 de Octubre, que los pueblos indígenas reconocían como el último día de Libertad, con la presencia de las entidades indígenas; para ese año de 1992 publiqué “500 años después… La otra historia”
La búsqueda de respuestas pretendía una mayor comprensión que les explicara mejor la resistencia de ciertos sectores de las sociedades latinoamericanas, a ser considerados “Comunidades Hispanohablantes” rehusarse a conmemorar el “12 de Octubre”, pretendían comprender las razones, pero no encontraban una fundamentación histórica, valida que la justificara.
Recuerdo que yo pensaba para mis pensamientos íntimos,  ¿Cuán grande habría sido para la sociedad de la corona del siglo XV español, el engaño, ocultamiento o distorsión de los verdaderos objetivos en la práctica que se intentaron desconocer, ocultar o minimizar, a tal extremo que se creyeron el engaño u autoengaño de la “Evangelización”.
Algunos, ante nuestra razones esgrimidas tibiamente para no ofender o enemistarnos con ellos, esgrimían la reconocida “Leyenda Negra” y las acciones de Fray Bartolomé de las Casas, que como saben fue uno de los primeros en denunciar, por escrito a la corona las atrocidades cometidas en el avance Conquistador, denuncias de las que se valieron los anglo sajones para construir y articular dicha “Leyenda”.
Entonces para no polemizar los remitíamos a los libros más importantes para comprender en su verdadera magnitud la cuestión: “La Resistencia Indígena ante la Conquista” de Josefina Oliva de Coll, Edit. Siglo XXI, 1974; “Relación Acerca de las Antigüedades de los Indios” de Fray Ramón Pané, Edit. Siglo XXI, 1974; “Ideologías Indigenistas y Movimientos Indios”, de marie-chantal barre, Edit. Siglo XXI, 1983.
Con el correr de los años llegué a pensar que España había madurado, como sociedad, ya que en el último lustro del siglo pasado y lo que van de este siglo XXI sus experiencias y los vaivenes económicos y políticos Globales a los que se vieron sometidos los españoles, le habrían aportado una mayor comprensión del sufrimiento humano, y quizás esta circunstancia les abría aportado el nivel de comprensión que requerían.
El Estado español, como todos los Estados y sus Instituciones, supongo, es afecto a los números y a las estadísticas; más si estas aportan cifras para su interés.
A continuación repetiré las cifras por el cual la Sra. Soraya Sáenz de Santamaría se enorgullecía, sin pensar que el costo de esas cifras de hoy fue un terrible despotismo ejercido sobre los pueblos de América, que podrán “Perdonar” pero se reservan para sí el derecho de “Jamás olvidar”.
470 millones de personas en todo el mundo tienen el español como lengua materna. (No es tan así)
45 millones de esos 470 no residen en un país donde el español sea el idioma oficial. Son 21 países los que tienen el español como lengua oficial. (No es español, después de cinco siglos de influencias regionales)
El español es la segunda lengua más hablada en el mundo y actualmente los hispanohablantes representan el 7,9% de la población total. (NO son Hispanohablantes son: colombianos; ecuatorianos; venezolanos; uruguayos; argentinos. Y pretendemos seguir siéndolo.)
Es el tercer idioma más utilizado en Internet, con el 8% de los usuarios. El uso del español en la red ha experimentado un crecimiento superior al 1.000%.
Según los informes del Instituto Cervantes, “Compartir idioma aumenta un 290% el comercio entre los países hispanohablantes”. (Fuente: http://www.jergasdehablahispana.org/)
Son más de 20 millones de personas en todo el mundo las que estudian español.
41 millones de estadounidenses tienen el español como lengua materna.
 En 2050 Estados Unidos será el primer país hispanohablante del mundo.
El orgullo de una Nación, si desea expresarse, no debe sustentarse en la opresión infligida sobre los otros, en el presente o el pasado, no es cuestión de tiempo sino de conciencia.