PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

jueves, 2 de junio de 2011

Si no tienes nada que ocultar

¿ Quién oculta, Qué ?


La reciente información entregada por el sitio de internet WIKILEAKS a medios periodísticos importantes en todo el mundo, pone sobre el tapete de la discusión internacional, dejando además al descubierto, ante la opinión pública, la oscura trama de las relaciones “diplomáticas” y la intromisión de algunos estados en los asuntos internos de otros estados soberanos.



Especial para FPS/D21 por Rubén A. Spaggiari.- (De archivo)



Nunca ignoramos que las relaciones diplomáticas se valieron de estos artilugios, no siempre reñidos con la ética o la moral, o aquellos principios que hacen de la diplomacia el arte de las relaciones de buena voluntad entre los miembros de los estados para solucionar los posibles conflictos que pudieran surgir de dicha relación.
Sería hipócrita suponer o pensar que dado que no se hacían públicos estos sistemas o mecanismos no fueran utilizados, para anticipar o prever determinadas acciones o comportamientos de los líderes mundiales, sus respectivos gobiernos o los funcionarios de los mismos.
Lo que molestó a Hillari Clinton y a la administración Obama es saberse expuestos y vulnerables ante el mundo, pero en particular que se expusieran algunas formas subrepticias de inmiscuirse, en defensa, ¡claro está ! de los intereses Norteamericanos, en una determinada región, en las acciones o políticas de algunos Estados soberanos.
Sin embargo lo que se expone es en realidad aquello que el público debe saber o lo que se le oculta y quién desde el poder ejerce el derecho de veto de la información pública o bajo que lupa o mirada inquisidora nos hallamos los habitantes del mundo.
Desde siempre existe una constante lucha entre los gobiernos y la prensa por controlar y defender la libertad de información.
Según que poderosos sean los Estados más fuerte es la lucha entre ambos, los primeros que intentan frenar u ocultar sus manejos y la prensa que busca desnudarlos o desenmascarar los actos que se estima debe ser de conocimiento público.
Se dice que cuando surge un hecho punible y antes que la prensa se entere, ya las áreas de gobierno pertinente se encargan de crear una pantalla de distracción para desvirtuar o desprestigiar la veracidad de lo ocurrido.
Es sabido que el país más poderoso del orbe se ha valido desde hace varios años de este mecanismo de desinformación con temas muy conocidos por el público.
Los Ovnis, el caso Rockwell, la muerte o asesinato de J.F.Kennedy, entre otros sucesos que han conmocionado a la gente.
Recientemente lo mismo ocurrió el 11 de Septiembre, más puntualmente con el ataque al pentágono, al surgir la versión, lanzada por un estudioso francés que hablaba de un impacto de un misil sobre el edificio.
Ahora ingresa en este cúmulo de circunstancias llamativas la muerte de BinLaden que sus ejecutores, semiocultan con la versión del cuerpo muy deteriorado (?) ¿Cuándo les importó esto?
Sin embargo todo este cúmulo de cosas parecen no afectar la técnica de desinformación a la cual nos tienen acostumbrados las administraciones norteamericanas y ya nada se escucha sobre el caso WIKILEAKS.
Ellos, exportadores del sueño americano, parecen no incluir en él la libertad de expresión o de elección para discernir sobre que le conviene al ciudadano, quién deberá siempre ser conducido, como un infante para no cometer errores.
Largos periodos de un silencio absoluto, como en el que nos encontramos, sobre estos temas puntuales, atiborrado de información general, que conlleva en si misma una distracción, son parte de la estrategia de la desinformación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario