PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

domingo, 28 de agosto de 2011

Carta al asesor de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación Dr. Juan Carlos Tealdi.

Sr. Juan Carlos Tealdi Director de Bioetica
Hospital de Clínicas
Ciudad Autónoma                                     C/C Secretaría de Derechos Humanos de la Nación
Buenos Aires             

De mi mayor consideración:
                                             Me dirijo a usted con la finalidad de aclarar un punto fundamental de la “Muerte Digna”. Cuestión que ha tomado estado público debido al reclamo de familiares de aquellas personas que se encuentran en situación terminal y sin poder propio de decisión sobre su propia vida.
Si no existiera la necesidad de una legislación sobre el particular nada de esto hubiera ocurrido en tanto y en cuanto el tema de la muerte digna está planteado en la sociedad actual desde hace muchas décadas y más aún entre los profesionales de la salud.
Este año murió un símbolo de aquellos años, que como todos sabemos pagó muy caro su compromiso con sus pacientes.
Me estoy refiriendo a el Dr. Norteamericano de origen armenio Jack Kevorkian quién falleció el pasado 3 de junio.
En aquella época de los años cincuenta y sesenta “La Escuela del buen Morir” fue una corriente de pensamiento que separaba muy bien la “Eutanasia”, tan en boga durante las primeras décadas y mediados del siglo XX, de la “Muerte Asistida” como se la llamaba entonces.
Quisiera poder recordarle una cuestión que usted debe saber muy bien.
En la sociedad moderna con un entretejido social tan heterogéneo nada puede quedar librado a la subjetividad propia de la condición humana, cuanto más se escriba y norme el comportamiento colectivo de las personas, menos posibilidades tendremos de equivocarnos.
Como anticipándome a ciertos cuestionamientos, sobre el particular, escribí en la década de los ochenta “La vida Infinita” que publique artesanalmente, después realice otra edición ya con ISBN 9-789879-760406. Desde hace un año se encuentra en forma libre, gratuita en la página web de mi editorial www.editorialfps.com.ar/editorial
En su carácter de asesor sobre Bioética de la Secretaría de Derechos Humanos de La Nación usted esta en condiciones de marcar la diferencia en este tema, no puede equivocarse e inducir a ello a otros.
Lo que abunda no daña y una buena ley aunque perfectible dará un marco de adecuada seguridad y tranquilidad a los espíritus y corazones inquietos o doloridos.

Sin más que agregar saludo a usted, Atte.





No hay comentarios:

Publicar un comentario