PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

jueves, 29 de septiembre de 2016

¿Violencia Institucional?


No confundir



La violencia institucional que se manifiesta, en especial en una sociedad enferma, cuyas defensas inmunológicas se hallan debilitadas por años de despotismo, totalitarismo, liberalismo, neo-liberalismo o cuanta política nefasta se requiera implementar por testaferros corruptos que el poder absoluto envía contra nosotros.

No importa cuando sucede, solo basta elevar la voz por sobre sus obnubilados entendimientos, ser portadores de nuestra genuina imagen indoamericana, es suficiente para que estos sátrapas, desarrapados te rotulen “Negrito” y cuando no “Negrito de Mierda”; su cabeza no les permite entender la sutileza de la identidad indoamericana de hoy, crisol de razas.
“Garganta Poderosa” es un esfuerzo conjunto de los que supuestamente no “Deberían tener voz” pero la lograron y la hicieron escuchar, desde el ámbito de sus intereses hasta nosotros, los gentiles, que azorados nos desayunamos con frescas ideas y pensamientos genuinos que algunos, a quienes esas ideas molestas, piensan que deben ser silenciadas.
Siempre la delincuencia, y en especial la juvenil, surgida de las capas más humilde y desprotegida de la sociedad, es una respuesta al desajuste o desigualdad social, mesurada según circunstancias que ya se conocen, en nuestro medio; generalmente, se sabe es contraproducente utilizar violencia, ya que ésta sólo fomenta respuestas violentas, y muchas veces, son la chispa que alimenta protestas sociales extremas.
Hablar en una sociedad enferma de “Violencia institucional” es una forma de diluir la responsabilidad, disfrazar la culpa, “Patear la pelota al costado”, poner en una entelequia, la responsabilidad de un sistema corrupto impuesto que alimenta los odios personalistas, las “Luchas de Clases” que,  muy a pesar de los que piensan lo contrario, no se han terminado, está demasiada arraigada en nuestro inconsciente colectivo.
El germen de la violencia no es colectivo, como así también lo es el amor; anida en lo profundo del corazón humano, nuestra educación y formación extraerá, lo brutal de nuestro más primitivo estadio, para aflorar en nuestras acciones.
Ninguna INSTITUCION nos ordena o inculca ser salvajes inhumanos desprovistos de toda moral, “Somos lo que queremos ser, … o no seremos nada”.
Cuando fue aquel famoso juicio a las juntas militares se dilucido la famosa “Obediencia debida” detrás de la cual algunos desubicados se protegían; no existe obediencia a nadie, sólo a nuestra conciencia y razón, cuando esta por medio la vida humana.
Está claro, si continuamos adoptando posiciones aberrantes para con nuestros semejantes, es claro, elocuente, no existe eufemismo alguno que disfrace la inconducta social e individual de los hombres.

Conducta que generalmente, obedece y sigue lineamientos, sutiles, a veces inconscientes, de sus mandantes políticos de turno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario