PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

martes, 17 de abril de 2012

¡Sí, pero no!

Energía, Comunicaciones, Recursos Naturales

Como todo país moderno, defensor de su patrimonio sabe, estos factores son, valores que nunca deben ser, negociados ni negociables, ya que se consideran “Recursos Estratégicos” fundamentales para una independencia política hemisférica e Internacional .

En Argentina estos factores siempre han servido para “Hacer Caja” equilibrar la balanza comercial o de pagos, la economía del país, o simplemente permitirle, a una nueva Administración, hacer su “Negociado”.
Por mucho tiempo “Privatizar” o “Estatiza”, según conviniera, fueron recursos “legales”, permitidos para que los grupos de turno hicieran sus negociados a la vista del pueblo.
Este fue sin lugar a duda el principio llevado adelante en la década de los noventa por el carismático pero nefasto Carlos Saúl Menem.
En esa época Néstor Kirchner se desempeñaba como Gobernador de la Provincia de Santa Cruz
Néstor Kirchner fue parte, de la privatización de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, YPF a REPSOL siendo vocero, en aquel entonces, de los intereses provinciales en el Congreso de la Nación el diputado neuquino, Oscar Parrilli, miembro informante por el oficialismo y hoy Secretario General de la Presidencia y mano de derecha de Cristina Fernández.
En esta operación la provincia recibió 480 millones de dólares que fueron depositados en el exterior y nunca se recuperaron para las arcas del Estado Santacruceño.
Desde que gobierna el Kirchnerismo aceptó y usufructuó las reglas de juego y jamás “reguló”, como se ha demostrado que no lo hace en ningún sector; el accionar de Repsol-YPF a tal punto de tolerar el vaciamiento de las áreas productivas y la total desinversión en exploración o prospección.
Estaríamos ante una copia de lo ocurrido con Aerolíneas Argentinas, que ahora se supone recuperada e iniciando el proceso de reconstrucción de la nueva Aerolínea de Bandera; ¡Que nunca deberíamos haber perdido!
Según lo establece el sentido común, “No deben entregarse a manos extrañas al ser nacional recursos estratégicos” sin embargo con el afán de equilibrar las balanzas económicas, mantener un gasto público excesivo, o simplemente hacer diferencia repartible, esta modalidad ha sido una operatoria común en nuestro país y por todas las administraciones.
Si el que gobierna privatiza, el que viene estatiza; Simplemente para el que viene después pueda nuevamente privatizar, continuando así esta cadena de desaguisados que, invariablemente pagamos todos los Argentinos.
Las tópicos contractuales de una privatización contemplan este tipo de situaciones, más en un país que, los inversionistas saben es de un “Alto Riesgo” por estas circunstancias, carentes de seguridad jurídica.
Condenados por los organismos Internacionales por nuestros actos; Demandados por los directamente damnificados, conocedores de sus derechos y obligaciones.
Obligaciones que no han cumplido, que nadie les ha exigido cumplir, y lo que es más, que han sido aceptadas con benevolencia, mientras duró la repartición de dividendos.
Cuando la balanza comenzó a desequilibrarse debido a la falta de nuevos recursos, el país se vio obligado a importar gas y combustible para mantener su parque interno y acuerdos periféricos, en ese preciso momento comenzaron los problemas.
Esto es de fácil demostración y en el juicio, que inmediatamente comenzará REPSOL, solicitará un resarcimiento económico, que es aquello que terminaremos pagando todos los Argentinos.
Pero nos preguntamos ¿En todo este tiempo dónde estaban quienes debían controlar el accionar de la petrolera REPSOL-YPF?
Surgirá alguien que nos lo pueda explicar, o pasará como con la “Secretaría de transporte”, ese agujero negro de la Administración Kirchner, que nadie se atreve a penetrar y sanear, impidiendo dar respuestas genuinas o reales a los familiares de las víctimas del siniestro de la Estación Once.
Al momento de cierre de esta nota el Sr. Ministro Julio DeVido expone las razones de la expropiación que escuché atentamente; Razones que me parecieron razonables y muy meticulosas y solamente me queda una duda, ¿Porqué se espero desde el 2004 año en que ya se sabía el desabastecimiento y sus razones, para proceder a la expropiación?
El Senador Gerardo Morales de la UCR demostró, sin ninguna duda, que la responsabilidad del vaciamiento y desinversión a la que se llegó, y que motivó la expropiación, es particularmente responsabilidad de la Administración Kirchner, en un supuesto contubernio con REPSOL y demás asociados, de otra forma no se entendería, en tanto y en cuanto, el Estado contó siempre con las herramientas legales para proceder a un control, revisión, y cesación de acciones que no se ajustaran a lo establecido por la ley.
Demostró además que existen las normas que permitieron desde siempre el contralor sobre la balanza comercial y la regulación de precios de los hidrocarburos y su control interno.
Entonces reitero, y me pregunto: ¿En todo este tiempo dónde estaban quienes debían controlar el accionar de la petrolera REPSOL-YPF?

No hay comentarios:

Publicar un comentario