PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

sábado, 12 de abril de 2014

ADEPA, la verdad y usted


Ni tan tan   Ni muy muy…


Que ADEPA condenara las acciones que, la justicia lleva adelante en la causa contra Vicente Massot, no nos dice nada nuevo, ya que la institución corporativista sólo representa a los medios que realmente tienen poder económico y político en la sociedad, no a los medios “independientes”.

Por Ruben A. Spaggiari para Diario21, Foto Prensa Sudamericana y la Web.

Vicente Massot es integrante de una familia muy conocida y arraigada a la región, director dueño del multimedios del sur que tubo o tiene además de radios, canales de televisión, el diario más importante e influyente del sur argentino.
Recordemos que la ubicación geográfica de Bahía Blanca como, portal de la Patagonia es real y la fuerza y penetración que ha tenido como órgano de la prensa escrita en su área de influencia es sólo compartida por el diario Rio Negro, de la familia Rajneri en Gral. Roca, Río Negro. La Nueva Provincia, es un medio grafico formador indiscutible de opinión.
Vicente Massot es acusado de delitos de lesa humanidad, por asociación ilícita con militares, muchos de ellos, del Vº Cuerpo de Ejército, con asiento en Bahía Blanca y la Marina, con asiento en la Base Naval Puerto Belgrano, en proximidades de la localidad, durante los años del Golpe Cívico-Militar.
Golpe de Estado que sus ejecutores llamaron Eufemísticamente: “Proceso de Reorganización Nacional”, charada que mató, torturó y asesino, impunemente, valiéndose del poder absoluto de un “Estado de facto” que se encargó de hacer que casi todos los argentinos nos creyéramos “Derechos y humanos” cuando ignorantes o no de lo que sucedía miráramos para otro lado mientras se cometían atrocidades.
Esta defensa que hoy realiza la entidad que aglutina a los medios gráficos poderosos del territorio nacional, ADEPA, a los ojos de quienes estamos en el que hacer gráfico y periodístico no nos engaña.
A los ojos desprevenidos puede parecer la defensa de un medio pero no es así, y no lo beneficia en nada a Massot ya que esta entidad representó y representa los intereses empresarios de la prensa escrita con poder en su directorio, de lo contrario ningún medio periodístico existe.
Que explique ADEPA que medio gráfico pequeño, de la ciudad de Buenos Aires o del interior del país, tiene voz y voto en el seno de su directorio.
Medios que son recibidos en la entidad como “Adherentes” mientras tengan su cuota al día, cuota que holgadamente pueden pagar los grandes convirtiéndose en el primer escollo para permanecer.
Siendo periodista en algún momento de la trayectoria uno quiere ser o debe ser su propio editor y crea su medio propio, impresión de terceros, escribiendo, diagramando, armando, hasta el cansancio, pero intentando aquello en lo que uno está; en ese momento al pasar de ser un periodista en cualquier rol a ser dueño de un medio, (Me causa pena decirlo así) UTBA sindicato al que perteneciste como trabajador de prensa, te quita de su padrón, por ser dueño.
Dueño de un sueño … Pero eso no importa en el sistema.
ADEPA te inscribe e incorpora si, después de reiteradas presentaciones, te aceptan y pagas la inscripción y cuota correspondiente, mes a mes, para el sólo hecho de pertenecer a un ámbito donde no se tiene cabida desde la posición de pequeño medio del interior.
Presentación Diario21 en Mar del Plata 1997
Cuando fundé Diario21 desde Foto Prensa Sudamericana, tenía mi propio banco de imágenes, hacía mi propia fotografía de prensa y diagramaba y armaba, pero como se me hacía mucho, contrate, acuerdo previo, a dos amigos como fotógrafo externo y un armador.
No se puede comprometer a un amigo a participar en un sueño y crear falsas expectativas, se le debe pagar su trabajo, lo sé porque fui colaborador en varias editoriales antes de querer crear algo de la nada.
Fue en ese entonces cuando fui parte activo de la institución, con un solo objetivo en mente, ver de qué manera lograr una sumatoria de la cuota de poder del mandato de medios pequeños del interior.
No pude lograrlo, las necesidades me agobiaron y terminaron ahogándome.
ADEPA está defendiendo una corporación, no a Massot, si a lo que éste representa, eso lo sabemos, la sociedad argentina ya despertó del letargo de los años negros y no se traga sapos tan grandes.
La realidad es que la defensa de esta entidad no es otra cosa que alinearse junto los que ejercen el poder y tienen, cierta cuota de él, frente a la sociedad inerme que, cuando los detecta clama Justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario