PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

lunes, 18 de marzo de 2013

“Habemus Papam”

“... No hay nada nuevo bajo el sol ...”

Las recientes declaraciones de la titular de “Abuelas”, la admirada Estela Carloto están confundiendo a la sociedad Argentina; en primer lugar, por ser ella quién es, y segundo porque es una persona ecuánime, respetada, no efecta al amarillismo mediático, veamos sus palabras o aquellas que la prensa difundió.

  Jorge Bergoglio
“... La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, apuntó contra el Papa Francisco por el rol de la Jerarquía de la Iglesia Católica Argentina durante la última dictadura cívico-militar. "Todas las opiniones se conjugan haciendo memoria, qué rol tuvo la Iglesia. Uno condena a la jerarquía eclesiástica porque fueron partícipes, cómplices, ocultadores, directa o indirectamente", lanzó.
“ Es una historia muy triste que entinta a toda la jerarquía de la Iglesia Católica Argentina, que no ha dado ni un paso para colaborar con la verdad, la memoria y la Justicia. Bergoglio pertenece a esa iglesia -y hoy la representa- que oscureció al país. No ha sido así en otros países, en Chile y Brasil, sostuvo.
Lógicamente, ahora es Papa y hay una especie de satisfacción porque la Argentina figura ahora como país civilizado, conocido y reconocido. Siempre fuimos los del Tercer Mundo y ahora hay un argentino que va a guiar los pasos de la Iglesia en los próximos años, planteó, en diálogo con la radio Milenium.
"Esa satisfacción nacional confunde un poco. Uno razona que Bergoglio nunca habló ni se nos acercó a las Abuelas para ayudarnos. Ha ayudado en otros temas, muy lacerantes, pero no el nuestro", explicó.
Hay un desconocimiento de sus cualidades humanas salvo de las que nos enteramos por terceros. Nos sentimos muy desamparadas por la jerarquía de la iglesia", agregó.
"Voto de confianza" ...”
Hasta aquí sus palabras, que releídas por mí, no me dicen nada que la sociedad en su conjunto, no supiera.
Bergoglio oficiando
misa no puede sustraerse
 a sus funciones sacerdotales
 al margen de sus
pensamientos íntimos
Que la jerarquía de la Iglesia, en su conjunto, a estado comprometida con el Golpe Cívico Militar, ocurrido en nuestro territorio en el mes de marzo de 1976; “Proceso de Reorganización Nacional” como eufemísticamente lo nombraron sus ejecutores.
Proceso que a través de sus actos, generára de la forma más indigna y reprochable la muerte, desaparición y exilio forzado, de miles de compatriotas y ciudadanos de otras nacionalidades, que sin saberlo, habían apostado por nuestro país.
Hoy, después de casi cuarenta años de estos hechos, no se puede permanecer ignorando lo que sucedió, en que circunstancias se desarrollaron o quienes fueron los actores, los jóvenes pueden no saber, pero somos nosotros quienes debemos mantener viva la memoria histórica, para impedir que semejante horror, no vuela a repetirse.
Toda la sociedad conoció o sintió hablar, en su momento, de Mons. Agelelli, sacerdote, obispo de en la provincia de La Rioja, víctima de la intolerancia, junto a otros dignos representantes de la Iglesia como aquel abnegado y comprometido con los humildes que fue Carlos Mujica Echagüe, el “Padre Mujica”.
Mons. Plaza y Fortunato Galtieri
La sociedad también ha sabido de otros nombres involucrados, no tan dignos, Mons. Plaza fue un prelado muy conocido, como lo fue el sacerdote Christian Federico von Wernich, que fuera capellán de la policía Federal, ambos de nefasta participación por esos años.
Las instituciones no son nada sin los actos de los hombres que la componen pero es innegable que estas permanecen y los hombres pasan; lo innegable es reconocer que cuando los hombres manchan las instituciones que integran con sus actos, íntimos o públicos manchan el prestigio y legado de la institución.
Ante esta situación parecería que la iglesia debería preocuparse por la conducta de sus integrantes, en particular en los últimos tiempos en los que vientos de corrupción moral han regresado de la oscuridad de la Edad Media.
Parecería como si la estructura eclesiástica pensara que el legado y prestigio de la Iglesia es muy grande como para ser menoscabado por los indignos actos de algunos hombres.
Debemos tener en cuenta que la Iglesia es una Organización o una Corporación que agrupa a dignatarios o personas religiosas del culto católico; esta organización esta dirigida por hombres que han seguido y estudiado las reglas, normas y postulados que hacen de la Iglesia una Corporación a la cual adscriben quienes están de acuerdo con ella.
Mons. Angelelli
La pauta de ello es que los libros aceptados por los padres de “La Iglesia”, lo que vendría a ser sus socios fundadores, aquellos que dieron las bases para el dogma de fe a seguir por los socios (fieles) llamados “libros canónicos” ( Conjunto de escritos que fueron escritos en el transcurso de un siglo desde el 900 a.C. y el 100 d.C. de aquellos escritos que pudiera demostrarse tener un mensaje, que fueran anteriores al año 300, y no estuvieran escritos en Griego.) Sólo estos serían reconocidos y aceptados, siendo los demás excluidos de las escrituras sagradas, desde entonces los excluidos son los conocidos: “Libros Apócrifos” o “Secretos” que identifica a los libros que no fueron, en su momento aceptados por los padres de la Iglesia.
Ya sea por demasiado complicados para la comprensión general, demasiado elevados, complicados, conflictivos e incomprensibles, fueron “Censurados”.
"Padre Mujica"
Carlos Mujica Echague
Muchos de los argumentos y contenidos de esos libros que motivaron su exclusión de los libros canónicos o aceptados siguen en la actualidad creando enfrentamientos y diferencias entre los hombres y tan vigentes como entonces.
Con el tiempo estos libros se convirtieron libros sagrados consultados y discutidos en “Secreto” fuera de lo aceptado; Esta forma de tratarlos convirtió a los “apócrifos” en una expresión peyorativa de los libros sagrados, hasta hoy y erróneamente sinónimo de “falso”
Que la Iglesia tuviera esa participación no debe asombrarnos, más si pensamos que recientemente la Iglesia pidió disculpas por los hechos que motivaron la condena a silencio de Galileo(1564-1642) o la condena a muerte de Giordano Bruno (1548-1600), científicos que lucharon para que la verdad, no fuera amordazada, en los años del iluminismo o la ilustración, que la Iglesia intentaba frenar dado que la apertura mental y la educación de las personas atentaba contra la “Autoridad” de la Iglesia, o contra la “Jerarquía de la Iglesia” que se veía menoscabada por difundir ciertas ideas contrarias a las expresadas en los libros canónicos.
Esto mismo ocurrió con los “Cristianos Primitivos” que al disentir con la cúpula eclesiástica y el “Dogma” fueron condenados por “herejes”.
Tal fue el destino que corrieron los “Cataros” a quienes les valió ser el “Primer Grupo Humano Occidental y Cristiano” merecedores de que el Papa Inocencio III ( fue elegido Papa teniendo 37 años, Lotario Conti de Segni, uno más de la familia Conti designado para el cargo.) llamara a la primera Cruzada contra ellos y fueran exterminados al sur de la actual Francia (Langedoc) en lo que se llamó “Cruzada contra los Albigenses”, actual ciudad de “Albi”, Según relata la historia fueron exterminados en el castillo de Montsegur donde se habían refugiado y quemados vivos.
Jorge Bergoglio, Francisco I
Cuando los atacantes debían ejecutar la orden de arrasar con ellos le preguntaron a Inocencio como distinguirían a los cristinos de los que no lo eran y respondió:
“... Matéenlos a todos, Dios sabrá identificar a los suyos...”
Fue una época de oprobio y corrupción extrema, si tenemos en cuenta que el Papado se compraba y vendía entre los poderosos de entonces, La familia Conti de Segni, muy poderosa, dio varios Papas a la Iglesia Medieval.
Francisco I, Jorge Bergoglio, deberemos suponer que, por ser Argentino no puede ser humilde, deberá pagar la culpa, impresa en el inconsciente colectivo de la sociedad y además, por ser Latinoamericano.
Como dije las instituciones permanecen a pesar de la efímera vida de los hombres y está íntimamente ligada a su acción en vida; Actos por los que la historia los juzgará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario