PDF Inactivo

Momentáneamente los libros del autor no se editarán en versión gráfica, por lo tanto se interrumpe la bajada directa y sólo se editarán en formato PDF y puden solicitarce al correo: raspaggiari@gmail.com

El listado de libros se podrá observar en los blog administrados por el autor.

Para compartir y poder ver los libros PDF en la nube.

https://drive.google.com/drive/folders/0BxzkgnJxYLPnSUtxLXR4RXNHUVU?usp=sharing

martes, 14 de julio de 2015

Nueve años no es nada

Quizás hoy no nos damos cuenta la enorme importancia que tiene, para nuestra especie, la terminación de un viaje de nueve años a través del espacio de la sonda de investigación “Nuevo Horizonte” para llegar al planeta más lejano de la tierra, Plutón, dentro de nuestro sistema solar.

Nuestras preocupaciones y responsabilidades cotidianas nos alejan y separan de estos acontecimientos incongruentes, para nosotros mortales mediáticos, pero hay entre nosotros unos irresponsables, e insatisfechos soñadores que siempre encuentran un tiempo para mirar las estrellas y divagar.
Esas “Divagaciones” nos permitieron llegar, y hoy la especie humana, poseedora de aquellos atributos que siempre nos han destacado y posicionado como autodestructiva, estúpida, intolerante … pero a la vez apasionada optimista y aventurera está abriendo nuevos caminos para la supervivencia.
Esa “supervivencia” que, por nuestra condición indulgente, omnipotente y obstinada, no hemos sabido asegurar en nuestro mundo.
Ya con más de 7 mil trecientos millones de personas sobre la tierra esta no podrá soportar esa presencia.
Dicen que, los que saben, que ya hace falta una guerra global para eliminar la tres cuarta parte de la población mundial o una pandemia que regule este índice demográfico.
Escuchar o leer a quienes estudian el fenómeno demográfico mundial es pensar en individuos “alarmistas” después recuerdo a nuestros abuelos que decían: (Cuando el río suena, … agua trae.) Y lo pienso.

Unos soñadores, hace nueve años, quisieron adentrarse en los oscuros confines del universo para saber más sobre ese lejano, frío y misterioso cuerpo celeste; este Planetoide, o planeta enano, que fue descubierto en 1930 inicialmente identificado como el noveno Planeta, hoy se sabe que no lo es y fue revalorizado en el 2006 como un Planetoide.
¿Qué importancia tiene para nosotros, los de a píe, el viaje de este artilugio tecnológico? Viaje que simplemente acercará la sonda a 12.500 kilómetros de la superficie de Plutón, distancia suficiente para comenzar a enviar datos de sus “Observaciones”, que ni el telescopio Hubble pudo realizar dada su lejanía.
En lo inmediato, para el hombre de la calle, quizás ninguna pero se espera que lo que aporte el estudio, más detallado, de las fronteras distantes de nuestro universo conocido permitirán aventurar a la especie humana un porvenir, que nos hemos vedado aquí.
Sé que usted está muy ocupado, con pagar el alquiler la educación de sus hijos o el sueldo que no alcanza, pero le pido que piense por un instante, sólo por un instante,  más allá.
Allí donde su imaginación lo lleve, imagine un mundo superpoblado, con sus recursos renovables al borde de la extinción, con un parque automotor que superó todo lo previsto, ya sabiendo que los alimentos no alcanzaran para abastecer esa demanda, cada vez más creciente.
Una demanda que, salvo que ese camino o trayectoria cambie drásticamente, nada se modificará y los males que aquejan al ser humano hoy sólo se multiplicará.
Llegado a este punto de equilibrio, en el cual los agentes involucrados deben tomar una decisión que incline la balanza en su beneficio o de lo contrario será el final; la especie humana deberá optar.
La opción es irreversible, la búsqueda de un sutil paso hacia las estrellas, es imprescindible, yo creo, como hombre de la calle que soy, que desde nuestro lugar, sin dejar de lado nuestras prioridades, más urgentes bregar, con las sencillas herramientas que el sistema no otorga, aunar criterios con esos soñadores y abonar el sueño de sus sueños.

Así nuestra próxima y lejana realidad, quizás, podrá convertirse en realidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario